“En la industria hay un esfuerzo por rebajar las comisiones de gestión de los fondos”


El interés por el fondo ha venido para quedarse. Así lo cree Sebastián Velasco, director general de Fidelity para Iberia, quien considera que la industria está atravesando un buen momento que se prolonga ya tres años. “Los números muestran que los inversores valoran mucho más que hace unos años el fondo como vehículo de inversión. Entienden mejor sus ventajas y eso es en parte gracias al trabajo realizado por los distintos agentes. Para las entidades, el fondo se ha convertido en una prioridad estratégica. Antes las redes tenían objetivos enfocados a un determinado fondo. Ahora estos tienden a ser objetivos que engloban a un conjunto de fondos, una práctica que ha resultado muy beneficiosa para la industria. Las gestoras de fondos, por su parte, han hecho un gran esfuerzo por ofrecer alternativas distintas, posibilitando el acceso a estrategias en las que tradicionalmente el inversor español no invertía y poniendo a su disposición productos conservadores, muy alineados con su apetito”, asegura Velasco en una entrevista concedida a Funds People.

Pero, a su juicio, el fenómeno más importante que se ha producido en los últimos años ha sido el cambio de mentalidad de los inversores en su actitud frente al riesgo, algo que habría quedado patente durante los episodios de volatilidad de agosto y principios de año. “En esos periodos, mi expectativa era que los reembolsos tanto para Fidelity como para el resto del sector hubiesen sido mucho mayores de lo que fueron. Y, si bien es cierto que han sido meses con resultados netos negativos, esos volúmenes han estado muy lejos de lo que habríamos visto en condiciones de mercado similares hace cinco años. Eso se debe a que el inversor entiende mucho mejor ahora que la volatilidad forma parte del mercado y también a la labor que han hecho los asesores, agentes y gestores comerciales con sus clientes informándoles sobre el contexto en el cual se producían las caídas y la conveniencia de no reducir su exposición de forma brusca. Nosotros hemos insistido en esta idea, pero el verdadero valor está en que sean ellos los que se lo transmitan a sus clientes porque en España hay un nivel de confianza en el asesor muy grande. Su papel es fundamental”.

La psicología del inversor no es el único tema en el que han estado trabajando en Fidelity. Como consecuencia de la volatilidad de los mercados, en la gestora han sentido la necesidad de estar muy cerca de sus distribuidores y explicarles cómo ven desde la firma el impacto que la volatilidad está teniendo en las decisiones de los gestores, así como en qué medida se está teniendo en cuenta en las opiniones que dan sus analistas sobre las compañías que siguen. Desde el punto de vista de la oferta de productos que comercializan, en la entidad han percibido una gran demanda por estrategias más conservadoras, tanto en renta variable global orientada a la generación de dividendos (FF Global Dividend Fund y FF European Dividend Fund, principalmente) como en lo que respecta a productos mixtos que tengan una pérdida máxima esperada muy limitada y que se centren en activos que generen rentas (FF Global Multi-Asset Income Fund). “Ha sido una tendencia clarísima”.

“Queremos ser vista como una casa que ofrece soluciones de inversión en todas las clases de activos y en todos los momentos del mercado. El peso de activos en nuestro negocio confirma que así está siendo. Vivimos de nuestra capacidad para generar alfa. En los últimos doce meses, el 71% de nuestros fondos está en el primer cuartil. Es un indicador muy importante para saber si estamos cumpliendo con el mandato que nos da el inversor cuando decide incorporar uno de nuestros fondos a su cartera. Pero es importante que se entienda que estamos posicionados más allá de los fondos de inversión, el eje fundamental de nuestro negocio. Un cliente puede hablar con nosotros para buscar una solución de inversión que puede pasar por un fondo o no. La solución se puede materializar en un producto a medida, un mandato, en un asesoramiento en su gestión de activos desde el punto de vista de asignación de activos…”.

Los objetivos que se han fijado en la oficina son tres: mejorar la valoración de los clientes, crecer en ventas y diversificar el patrimonio. “A nivel personal el más importante es el de la valoración que nuestros clientes hacen de nuestro trabajo. Cuando les preguntas, son muy claros identificando los aspectos en los que tenemos que mejorar. Como resultado de sus peticiones hemos introducido muchas mejorías en el servicio, por ejemplo poniendo a su disposición las fichas con mayor antelación (ahora lo están una semana antes), reforzado la información que les facilitamos en ellas, mejorando nuestra página web o llevando a nuestros portavoces a plazas a las que no habíamos ido antes. También hemos reforzado nuestra gama de productos de renta fija y mixtos, categoría esta última donde nos estamos focalizando”. Actualmente, la gestora tiene 6.000 millones de euros (el 7% corresponde a Portugal). El 70% está en estrategias de renta variable y el resto se reparte entre renta fija y productos multiactivo.

Con respecto al nuevo marco normativo, en la firma han visto que este estaría empezando a tener sus efectos sobre la industria. “Los distribuidores entienden que tienen que posicionarse como asesores dependientes o independientes. Eso les obliga a hacer una reflexión sobre cómo quieren participar del mercado y está contribuyendo ya a que haya una mayor información al inversor sobre cuáles son las estructuras de comisiones que aplican a los fondos de inversión que compran. Como resultado de la nueva regulación, hay un esfuerzo por rebajar las comisiones de gestión de los fondos, tanto aquellos que van a vehículos institucionales como a mayoristas, mientras que por parte de los distribuidores se está potenciando la formación de las redes para poder explicar muy bien cuál es el valor del asesoramiento dependiente o independiente”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído