En la era de la disrupción, ¿qué significa buscar compañías bien posicionadas?


En la era de la disrupción, ¿qué significa para un gestor encontrar compañías bien posicionadas? ¿Tiene sentido, acaso, hacerlo en un entorno en el que la tecnología está irrumpiendo en todos los mercados? “La buena noticia es que las compañías ya son más conscientes de que están expuestas al cambio”, comenta Kimball Brooker, jefe global adjunto del equipo value y gestor del First Eagle Amundi International Fund, “frente al inicio de la era de Internet, cuando industrias como la de medios de comunicación no vieron llegar la transformación”.

Para este gestor, la solidez de una compañía se puede medir en el grado en tanto en cuanto sus activos se pueden replicar. Y esto se puede aplicar tanto a empresas con activos intangibles como tangibles. En el fondo de Amundi, con Sello Funds People 2019 por su calificación de Blockbuster, tienen exposición a compañías de madera o inmobiliarias de alta calidad. Pero también a empresas con propiedad intelectual o una buena posición de mercado. “Los supervivientes a la disrupción se encuentran a los dos extremos del espectro”, explica Brooker.

Dicho esto casi tan importante como medir la calidad de un valor es buscar que sean empresas bien financiadas y con un buen equipo a los mandos. “Hay muy buenas compañías que se meten en problemas por asumir demasiada deuda o porque está en manos de personas incompetentes”, cuenta.

Actualización del First Eagle Amundi International Fund

Tras un año tan bueno como 2019, en el que prácticamente todos los activos han funcionado, es complicado recordar a los inversores la necesidad de cuidar la preservación de capital. “Parece que hablar de ser conservadores, de preocuparse por perder dinero, está pasado de moda, pero a largo plazo es lo único que funciona”, insiste Brooker. Pero el gestor insiste en no descuidar la disciplina de inversión. “Hay ciclos y las bolsas son volubles. Siempre hay que estar preparados para el peligro”.

Mientras que el arranque de 2019 fue para ellos una oportunidad de compra, en el conjunto del año han sido vendedores netos en respuesta a las subidas tan pronunciadas del año pasado. “Vemos unas valoraciones un tanto llenas. Por mucho que los beneficios han mejorar, las subidas han supuesto una expansión de los múltiplos. El problema es que los tipos de interés siguen muy bajos”, recuerda Brooker.

La cartera del First Eagle Amundi International Fund ha rotado de la bolsa estadounidense hacia renta variable internacional. Y en el pipeline de ideas hay varias historias de mercados emergentes. Los niveles de liquidez se mantienen en el 14-15%, un punto “sano”, como lo define el gestor. Los valores relacionados con el oro, un activo históricamente presente en el fondo a modo de cobertura, también ronda otro 14-15%.

Si las compañías con las que hablan los gestores nos sirven de termómetro, podríamos decir que la recesión, por el momento, se puede descartar. Según cuenta Brooker, las empresas a nivel global están razonablemente positivas, aunque la inversión sigue tibia. En sus conversaciones destaca la escasez de mano de obra, y no solo en Estados Unidos. También surge mucho la cuestión tecnológica y como lo están aplicando empresas de todos los sectores.

Empresas

Noticias relacionadas