“En Europa existen oportunidades para generar alfa, pero es muy difícil encontrar rentabilidad”


Septiembre es un mes que invita a la valoración: tanto de lo acontecido durante el año como de lo que podemos esperar para la recta final. Durante su última visita a Madrid, Stephen Cohen, director de estrategias de inversión de iShares EMEA, ha resumido los temas más relevantes ahora mismo para los inversores en torno a tres ejes: las crecientes divergencias entre las políticas de los principales bancos centrales, la progresiva rotación de las carteras de renta variable y la búsqueda de rentabilidad.

Con respecto al primer punto, Cohen considera que “el BCE ha hecho mucho desde mayo”, en referencia a las importantes medidas de estímulo anunciadas por la institución entre junio y septiembre, mientras que, en Estados Unidos, “la Reserva Federal empieza a hablar abiertamente de la posibilidad de endurecer su política monetaria, hasta ahora muy ‘dovish’”. No obstante, el experto puntualiza que cualquier movimiento sigue dependiendo de la evolución de los datos de empleo y, sobre todo, de los salarios.

Estas acciones de los bancos centrales se están dejando sentir en los mercados de divisas, donde el dólar ya ha empezado a apreciarse frente al euro, algo que Cohen valora positivamente, ya que contribuirá a la recuperación en la eurozona. “La rotación de activos hacia Europa observada en 2013 se ha acabado”, explica, “y ahora las empresas europeas necesitan mejorar sus beneficios”, sobre todo teniendo en cuenta que “los avances registrados hasta ahora por las bolsas europeas se han debido principalmente a la expansión de múltiplos”.

Al experto le resulta mucho más interesante la renta variable nipona porque “las acciones japonesas están baratas y ofrecen buenas oportunidades”. Aunque el impulso reformista del primer ministro Abe parece haber perdido algo de fuerza en los últimos meses, Cohen cree que algunas de las cuestiones que hay ahora mismo sobre la mesa, como la reforma de los fondos de pensiones, junto con la depreciación del yen, resultarán positivas para las bolsas del país asiático.

Asia, es de hecho, una de las regiones que más le gusta ahora mismo, “sobre todo Asia emergente”, una región donde el experto ve margen para seguir creciendo y que se verá respaldada por la recuperación de la economía estadounidense. Sin embargo, cree que la volatilidad de las divisas puede ser una fuente de riesgo y por eso se decanta por invertir en títulos denominados en divisa extranjera.

Por último, con respecto a la búsqueda de rentabilidad que ha venido marcando el comportamiento en renta fija, Cohen reflexiona acerca de lo difícil que resulta encontrar ‘yield’ en Europa, una situación que previsiblemente se mantendrá, al menos, hasta que repunten el crecimiento y la inflación en la eurozona. “Existen oportunidades para generar alfa, pero es difícil encontrar rentabilidad”. Ante esta situación, el experto opta por otras clases de activo más rentables, como la deuda de mercados emergentes en divisa extranjera, el crédito de grado de inversión y el high yield europeo (mejor que estadounidense) o los fondos que reparten dividendo o que invierten en infraestructuras.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído