“En Europa es fundamental tener productos UCITS”


Frente a los que relegan los hedge funds con formato UCITS a los inversores más retail, otros creen que en Europa es fundamental tener productos alternativos bajo esa marca, tanto para satisfacer la demanda de los inversores minoristas como de los institucionales, aún afectados por el recuerdo del fraude Madoff, según Greg Tournant, director de productos estructurados de Allianz Global Investors Capital, la gestora regional especialista en el mercado norteamericano de Allianz Global Investors. Algo que, sin embargo, no ocurre en EEUU. “Los clientes piden que se les explique bien el producto, frente al halo de misterio que tenían antes los gestores hedge”, comentan desde la entidad.

“Tal y como pide la normativa, contamos con un equipo de gestión de riesgos externo a la gestora de Allianz, pero dentro del grupo, y eso es un factor muy valorado”, junto al hecho de contar con el apoyo de Allianz en las actividades de back office, legal y operacional, según añade Tournant. Para el experto, las expectativas de retorno son un factor a tener en cuenta a la hora de comercializar sus fondos en el exterior, pues mientras en Europa y EEUU los bajos tipos de interés hacen valorar más rentabilidades comedidas, en Asia o Latinoamérica las exigencias son mucho mayores.

Por eso está calando tan bien entre los fondos de pensiones de Alemania una de sus estrategias hedge versionada en formato UCITS (Allianz Structured Alpha Strategy), registrada en agosto de 2010 en Luxemburgo y que ya cuenta con 110 millones de euros; un producto de retorno absoluto con el objetivo de superar al Eonia en 5 puntos porcentuales, que gestiona opciones sobre índices estadounidenses de renta variable (S&P 500, Russell 2000 y Nasdaq 100), excluyendo el Dow Jones y bajo un sistema totalmente cuantitativo y “matemáticamente neutral” .

“Sólo trabajamos con opciones sobre índices estadounidenses muy líquidos, transparentes y listados, excluyendo los derivados OTC”, explica. De hecho, la liquidez es de dos semanas, frente a los 30 días de los hedge funds tradicionales. Así, Tournant explica que la gestión es compatible con la normativa europea, gracias a la flexibilidad que permite UCITS a la hora de operar con derivados, y que esperan idénticos resultados en ambas versiones. Preguntado sobre si las rentabilidades son mejores en los productos alternativos tradicionales, responde que todo depende de la estrategia y de las diferencias con respecto a la versión UCTIS.

Otro de los secretos del fondo, y clave para aportar diversificación, reside en la combinación de opciones tradicionales -con vencimiento en EEUU el tercer viernes de cada mes- con las llamadas “opciones flexibles”, con cualquier vencimiento, que ocupan la mitad del patrimonio del fondo. “La fecha es clave para mí”, comenta Tournant.

El fondo cuenta con dos clases de acciones, con inversiones mínimas de 1 millón y 10 millones de euros, dirigidas a institucionales sofisticados. La estructura de comisiones de una clase de acciones destaca por carecer de coste de gestión, si bien cobra un 30% como comisión por rentabilidad con respecto al retorno que esté por encima del índice monetario. “A los inversores les gusta esta estructura porque no tienen que pagar por la gestión y sólo pagan por los resultados”, comenta Tournant.

Su entorno ideal: volátil y con caídas

El hedge fund tradicional no se libró de la crisis de liquidez de 2008: cayó el 9%, si bien fue debido a la necesidad de deshacer posiciones ante la presión de los inversores, que obligó a vender a bajos precios y además les sacó del bróker de Goldman Sachs. Sin embargo, en los primeros meses de 2009 lograron subir en un mercado adverso. “En cinco años, hemos logrado retornos anuales que superan al Eonia en 560 puntos básicos, descontadas comisiones”, comenta. La versión UCITS del fondo sigue contando con el riesgo de liquidez, pero tiene un custodio global (State Street) que elimina el riesgo de quiebra del bróker. Tras 2008, Tournant describe el entorno ideal para el fondo como “un escenario volátil y de caídas del mercado”.

Después del éxito en Alemania, ahora pretenden hacer el fondo extensible a toda Europa, en países como Suiza, Francia, Reino Unido y España. “2010 fue el mejor año de la historia de Allianz Global Investors en España, con captaciones en un escenario dominado por los reembolsos, en la medida en que los inversores descubrieron productos como la renta fija a largo plazo; pero este año será el de la renta variable y los fondos alternativos”, comentan desde la gestora.Un año en el que el éxito de las diferentes estrategias hedge dependerá de la evolución económica y la forma en que EEUU y Europa afronten sus problemas de deuda. “La incertidumbre podría durar entre 3 y 4 años y los bancos centrales tendrán que tener cuidado a la hora de hacer sus políticas más restrictivas”, comenta el experto, si bien matiza que la existencia de inflación en el mundo emergente podría llevar al BCE a tomar decisiones, dado que su mandato es controlar la inflación mientras el de la Fed también es velar por el pleno empleo.

Un paso más allá

La aceptación del fondo ha sido tan positiva que Tournant se plantea ampliar sus estrategias versionadas a UCITS si Europa sigue abriéndole las puertas. “Empezamos con este producto de retorno absoluto sobre el Eonia, pero en el futuro podríamos lanzar fondos que busquen superar índices de renta fija como el Barclays Aggregate o el S&P 500 o cualquier otro índice sobre activos líquidos”, añade.

Con equipos diferenciados, la gestora tiene productos tradicionales long-only, de pequeñas y medianas empresas tanto con una perspectiva de valor como de crecimiento, así como fondos de convertibles del mercado estadounidense, deuda high yield y productos estructurados. “Tratamos de extrapolar la cultura boutique dentro del grupo, a través de equipos diferenciados e independientes”, comentan desde la entidad. El equipo de estructurados, vigente desde 2005 y con sede en New York, cuenta con siete personas que manejan 2.700 millones de dólares, de los cuales algo más de un tercio, 1.000 millones, pertenecen a inversores institucionales. Activos que eran sólo de 2 millones cuando se lanzó la estrategia.

 

Lo más leído