“En este entorno, las acciones nos resultan más atractivas que los bonos”


“Entre las principales clases de activo, seguimos siendo partidarios de la renta variable, ya que nos resulta atractiva tanto en términos absolutos como relativos frente a la renta fija”, afirma Vassilis Dagioglu, consejero delegado y director de gestión de carteras y asignación de activos para Mellon Capital, boutique perteneciente al grupo BNY Mellon. “Por el contrario, hemos observado que la mayor parte de los valores de renta fija ofrecen valoraciones relativamente poco atractivas y una escasa compensación para una inflación aún moderada en el futuro”.

En un informe publicado recientemente por la gestora sobre perspectivas y previsiones, Mellon Capital afirma que, en lo que respecta a la renta variable estadounidense, sus modelos se muestran partidarios de valores energéticos, industriales y de tecnología de la información, por encima de aquellos de productos básicos y servicios públicos. La gestora indica que las bolsas de los países centrales de la zona euro –entre los que incluye Alemania, Francia y Holanda- parecen ofrecer el mejor valor en comparación con los mercados de renta variable asiática.

Si bien Mellon Capital considera que los bonos resultan en general menos atractivos que la renta variable, el informe destaca que existen oportunidades en renta fija, como los bonos soberanos alemanes y del Reino Unido, así como los bonos corporativos y de alto rendimiento de Estados Unidos. Considera que los valores protegidos contra la inflación del Tesoro (TIPS) se encuentran sobrevalorados en términos absolutos y frente a sectores extendidos, pero justamente valorados frente a los Bonos del Tesoro nominales.

En su estimación de verano, Mellon Capital ha reducido dos décimas su previsión de inflación en Estados Unidos para este año, al situarla ahora en el 2,5%, pero también su previsión de crecimiento económico para el país, que ahora establece en el 2,4% para 2012, frente a su previsión anterior del 2,9% realizada en el mes de mayo. Asimismo, destaca que la actividad económica mundial parece estar volviendo a un ritmo de crecimiento muy lento, por debajo del 2%, tras haber perdido parte del ritmo ascendente observado con anterioridad.

“La medida de los principales indicadores económicos que empleamos internamente ha caído, y refleja valores modestamente inferiores en la mayoría de los países desarrollados”, afirma Gabriela Parcells, CEO de Mellon Capital. “No obstante, los principales indicadores económicos mundiales siguen mostrando cierto crecimiento, aunque lentamente”.
 

Lo más leído