"En EEUU la banca está en una situación muy favorable; en Europa, no"


“Europa necesita un sistema financiero más estable y sólido que tenga la capacidad de volver a hacer fluir el crédito. Mientras tanto, por ahora lo más conveniente es reducir nuestra exposición a un sector que no genera confianza”. Así lo asegura Ian Edmonds, gestor del Global Multi Strategy Fund de Western Asset, boutique perteneciente al grupo Legg Mason Global AM, quien reconoce no mantener exposición al sector financiero europeo. “El año pasado tuvimos activos de bancos alemanes y franceses en cartera, pero hemos decidido cerrar estas posiciones”, asevera.

En una presentación realizada en Madrid, Edmonds considera que a favor está el que las autoridades políticas europeas parecen estar en estos momentos más predispuestas a evitar una crisis sistémica. Aunque Grecia es el principal foco de incertidumbre, el gestor no le da tanta importancia al hecho de las consecuencias que tendría una salida del país de la eurozona (al fin y al cabo el tamaño de su PIB apenas ronda el 1%) como al hecho de que el inversor se cuestione sobre el futuro de otros estados en la UEM.

En Estados Unidos, sin embargo, la situación es diferente. “El mercado no se está centrando todavía en el déficit fiscal del país, ni tampoco en las elecciones presidenciales del mes de noviembre”, asegura. Del mismo modo, Edmonds entiende que la situación en la que se encuentra su sistema financiero es mejor que la del europeo. “La banca estadounidense se encuentra en una posición muy favorable, con unos balances mucho más estables y mayor liquidez”, señala el experto.

Sin embargo, en lo que realmente se centra Edmonds es que el Legg Mason Western Asset Global Multi Strategy, fondo que ya tiene 10 años de vida e ideado para un perfil conservador, genere una atractiva rentabilidad a sus partícipes. “Para ello, aplicamos una metodología de selección muy riguroso en el que incluimos en la cartera únicamente aquellos activos que suponen una fuerte convicción, siempre a través de un proceso flexible y dinámico”, indica el gestor. Todo ello tratando de mantener controlada una volatilidad que en el mercado se mantendrá elevada al menos hasta el mes de julio.

Edmonds considera que este año el fondo mostrará una volatilidad moderada, que cifra entre el 5% y el 7%, y además "será capaz de ofrecer una rentabilidad del 5%, siempre y cuando no se produzca ningún acontecimiento inesperado que convulsione el mercado”. El cuadro macroeconómico que ha dibujado lo descarta. La recuperación de la economía global seguirá adelante con Estados Unidos creciendo a un ritmo de entre el 2,5% y el 3%, una Europa que sufrirá una recesión muy leve y un aterrizaje de la economía china que, como prevén la mayoría de los analistas, será suave.

Los riesgos, eso sí, seguirán estando ahí. Los más importantes: un posible contagio de la crisis helena al resto de países del arco del Mediterráneo. No obstante, el fondo concentra la mayor parte de la inversión en Estados Unidos, mercado al que destina prácticamente seis de cada diez euros gestionados. La eurozona, en cambio, tiene que conformarse con el 22% del total. Por clase de activos, la mitad de la cartera se la reparten los mercados emergentes (28%) y los bonos gubernamentales (22%). La mayor parte de los activos los invierte en deuda con una calificación de BBB+.

Western Asset Management es una boutique especializada principalmente en la gestión de carteras de renta fija, que adopta básicamente un enfoque de gestión monetaria centrada en áreas como la asignación sectorial, la selección de emisiones, la ponderación de duraciones y los vencimientos. La filosofía de la compañía se centra en un enfoque de equipo y las carteras de renta fija son gestionadas por grupos de especialistas dedicados a diferentes sectores del mercado que buscan explotar las ineficiencias que, en su opinión, existen actualmente en los mercados de bonos.

Profesionales
Empresas

Lo más leído