En busca de la sorpresa del petróleo en 2012


Desde el verano las materias primas han tenido un comportamiento muy volátil, movimientos que han sido todavía más intensos en el petróleo. Según publica Expansión, la debilidad de los datos macroeconómicos y, sobre todo, el impacto negativo que pueden tener en la economía las dudas sobre la resolución del problema de la deuda soberana europea, han castigado los precios del crudo. Esto ha afectado negativamente a los fondos que invierten en esta materia prima. En las categorías de energía y commodities, en las que el oro negro tiene un peso importante, no hay un solo fondo con rendimientos positivos en el año. Pero hay margen para las sorpresas positivos de cara a 2012.

 

Chris Eades, codirector del equipo de análisis fundamental y analista energético de ClearBridge Advisors, filial de Legg Mason, considera que en 2012 los precios del barril Brent podrían bajar hasta los 70 dólares si la economía global tiene que soportar una recesión. Pero destaca que la mayoría de los economistas todavía esperan un crecimiento global de la economía y, si se confirma este crecimiento, la demanda de crudo aumentará el próximo año, con lo que los precios probablemente se muevan al alza, favoreciendo la evolución de estos fondos.

 

Robin Batchelor y Poppy Allonby, gestores del BGF World Energy Fund, también creen que los fundamentales apoyan un escenario de precios elevados. Aunque por el lado de la demanda los datos procedentes de Europa, EEUU y China apuntan a una reducción de los precios, estos expertos destacan la otra parte de la ecuación, la oferta. En su opinión, la cuota de capacidad de la OPEC está en niveles históricamente bajos y la capacidad de crecimiento de la oferta en los países no miembros de la OPEC no es demasiado alta. En este mismo sentido, Angel de Molina, director de análisis de Tressis, considera que aunque los conflictos en los países productores se han relajado, los niveles de producción continúan siendo una fuente de tensión en los precios.

 

Por tanto, en un escenario de precios elevados, estos fondos pueden ofrecer resultados positivos en 2012. En cualquier caso, según destaca Chris Eades, al invertir en estas carteras el horizonte debe ser a largo plazo. De hecho, de los 55 fondos de energía y materias primas con un historial de más de tres años, casi un 8,5% acumula rentabilidades positivas en ese periodo, con varios de ellos rozando un rendimiento de más del 30% pese a perder en 2011 prácticamente el mismo porcentaje.

 

Además, la actual situación permite detectar oportunidades. Amit Lodha, gestor del FF Global Real Assets Fund, de Fidelity, explica que analizar los precios de las materias primas es especialmente eficaz en los puntos de inflexión del ciclo, cuando los precios están tan altos que destruyen la demanda o el aumento de la oferta o tan bajos que nadie gana dinero. “Ciertamente existe un mecanismo de autocorrección en los precios de muchas materias primas y poder reconocerlo y reaccionar ante ello ha generado grandes resultados”, explica. Los gestores de BGF World Energy Fund destacan que las empresas petroleras tienen valoraciones históricamente bajas, por lo que están atentos a las oportunidades que genere la actual corriente vendedora.

 

También es importante elegir bien el producto. La mayoría de estos fondos invierte bien en renta variable relacionada con el petróleo o bien a través de futuros. Angel de Molina explica que los productos que invierten en compañías son susceptibles de sufrir por los mercados y por el estado de las empresas, además de por los movimientos del petróleo; mientras que los que invierten a través de futuros reflejan la evolución de las materias primas. Los primeros son menos volátiles y pueden invertir en todo el ciclo de producción, mientras que los segundos tienen un nivel de riesgo superior. Y siempre es importante, la diversificación.

 

ETF, crudo y algo más
Bajo las directivas europeas UCITS no puede haber ETF que sólo inviertan en petróleo por no ser éste un índice de referencia suficientemente diversificado. Por esta razón, el equipo de Lyxor explica que no tienen ningún ETF sobre el petróleo, sino uno sobre materias primas, Lyxor ETF Commodities CRB, en el que el West Texas pesa un 23%. Estos expertos recomiendan a inversores tradicionales en materias primas adoptar una posición defensiva para el resto de 2011, infraponderando petróleo y metales no preciosos, y sobreponderando metales preciosos y materias agrícolas.
 

Lo más leído