Emergentes, high yield, gestión alternativa y volatilidad: las apuestas de Inversis para los fondos en 2011


Gestión flexible y exposición a emergentes: son las dos grandes consignas de Inversis Banco para sus carteras en 2011. Así, las recomendaciones se centran en fondos de renta variable con exposición a emergentes (como el Aberdeen Global EM Equity o el Templeton Asian Growth) y de small caps para beneficiarse de una mayor actividad de fusiones y adquisiciones, como el Threadneedle Pan European Small Caps; fondos de renta fija emergentes (Legg Mason Asian Opportunities) y de high yield (Goldman Sachs AM Global High Yield); así como productos de gestión alternativa, como el Fulcrum Alternative Beta Daily o el Pimco Unconstrained Eur Hedged. En sus recomendaciones entran también fondos alternativos que permitan prepararse para afrontar episodios de volatilidad y sacarle partido a la situación, como el Amundi Volatility Euro Equities.

Son las apuestas del banco para un 2011 en el que habrá que posicionarse ante “un mundo que cambia” donde las mayores novedades vendrán protagonizadas por los países en desarrollo, cada vez con mayor cuota de poder, tanto político como económico, y que tendrá un impacto transversal en las carteras de activos. Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis Banco, advierte sobre la necesidad de ser cautos a la hora de posicionarse en renta fija soberana ante un riesgo de repunte de tipos, que, con todo, no creen que se produzca hasta 2012. Con todo, entre los fondos que les gustan están el LFP Protectaux, que permite ponerse corto de duración para aprovechar potenciales subidas de TIR, si bien Hernández cree que “ya ha cumplido su función y lo quitaremos en breve de las carteras”. En la misma línea, el PIMCO Unconstrained EUR Hedge permite moverse en la curva de forma flexible.

En renta fija privada, las apuestas se mueven desde bonos con grado de inversión a los de alta rentabilidad, como el Goldman Sachs AM Global High Yield, y en renta variable, la recomendación es la de optar por fondos con exposición indirecta a emergentes y a empresas candidatas a vivir un proceso de fusiones y adquisiciones, como el M&G Global Basics o el Robeco Consumer Trends. En gestión alternativa, apuestan por jugar estrategias como el event driven, a través de fondos como el Dexia Long Short Risk Arbitrage, global macro (con el HSBC Global Macro o el Eaton Vance Global Macro), long-short de renta variable cubierta (Belgravia Epsilon o FPM Top 25 S), así como multiestrategia (con el Fulcrum Alternative Beta Daily).

También resultan interesantes fondos como el Amundi Volatility Euro Equities, para sacar partido a la volatilidad que podrían causar episodios de crisis de deuda en los países periféricos de la eurozona, el comportamiento del dólar o diversos sustos venidos de China, en forma de un crecimiento menor de lo esperado o medias de subidas de tipos o destinadas a limitar la circulación del dinero y la inflación. Con respecto a las divisas, ven oportunidades en fondos de Pictet, Franklin Templeton e incluso ING para jugar la revalorización de las emergentes. En general, recomiendan cubrir las carteras y ven el euro en niveles de entre 1,3 y 1,4 dólares.

Apuesta por la arquitectura abierta y demanda de talento

En Inversis Banco creen que es lógico que sus recomendaciones sean esencialmente de fondos internacionales, pues apuestan claramente por un modelo de arquitectura abierta y la gama de productos españoles se centra en categorías que ahora no consideran interesantes, como los monetarios y garantizados. Así, en 2011 continuará la aversión de algunos inversores hacia los fondos españoles, si bien hay un nicho de fondos con potencial de crecimiento que tendrán recorrido en los próximos años a costa de una “gama de productos aburrida y anquilosada”. Se trata de gestores españoles centrados en la gestión de activos domésticos, de firmas como Bestinver, Gesconsult, Belgravia o Metagestión, "poco conocidas pero con mucho futuro”, indica Juan Luis García Alejo, director general de Inversis Gestión, señalando que la lacra de la industria española es la fuerte presencia de fondos garantizados y monetarios, que cada vez generan menor interés y acusan fuertes salidas de capital.

“La industria en su conjunto necesita de una fuerte reestructuración que ha de acometer en los próximos años, debido a su exceso de capacidad y a su orientación a un tipo de productos que no demanda el mercado”, explica García Alejo, convencido de que los inversores demandan productos de talento y no una gama fabricada y vendida de forma indiscriminada y a gran escala, como hacen algunas entidades. También contempla la utilización de ETF en las carteras.

Bolsas al alza

En cuanto a los mercados, en Inversis Banco son alcistas de cara a la evolución de las bolsas y creen que la española evolucionará en 2011 en línea con las internacionales, lo contrario de lo sucedido en 2010, según comenta Marián Fernández, responsable de estrategia del banco. Así, el Ibex podría revalorizarse alrededor de un 12%, a la par de lo que esperan para el S&P 500 o para los índices europeos, lo que dejaría al selectivo español en niveles de 11.500 puntos al menos “en algún momento del año próximo”, señala Hernández. En este contexto, y con un crecimiento del PIB que estiman en torno al 0,5% el próximo año (con la posibilidad de recesión en algún trimestre aislado ante el impacto de las medidas fiscales) y del 1% en los venideros, apuestan por una cartera de valores españoles orientados al exterior y de pequeñas firmas que podrían verse beneficiadas por operaciones corporativas, como CIE Automotive, Europac, Vueling o CAF, ampliada con Telefónica o los grandes bancos en determinados momentos, cuando se produzcan caídas que dejen a BBVA y Santander por debajo de su valor en libros. Según los expertos, España necesita un cambio en su modelo productivo, una reforma estructural en temas como las pensiones o las cajas y una consolidación fiscal, que tendrá en vilo a los mercados.

A nivel internacional, las consignas son tres: una alta rentabilidad por dividendo (Telefónica, Gas Natural, Santander, Siemens, Total…), la exposición a emergentes (Christian Dior, OHL, Arcelor MIttal, Philips, Google…) y las fusiones y adquisiciones (Burberry Group, Yahoo!, Technip, BME o Antena 3).

Sin intervención en España

Con respecto a la crisis de deuda, creen que no hay que dar tanta importancia a los últimos acontecimientos y a las subastas de fin de año, donde los volúmenes siempre son menores. Así, el diferencial con respecto al bono alemán podría mantenerse en los niveles actuales en la primera parte del año, negativa ante factores como la colocación de deuda de Portugal, que toca muy directamente a España, y ante la sensación de que “la UE, como hizo con Grecia, actúa tarde”. Sin embargo, con un rating AA, debería después bajar hasta niveles de algo más de 100 puntos básicos.

“España no necesitará una intervención, pues vemos una mejora en el sector financiero y la situación es distinta a la de Irlanda y Grecia, pero el mercado podría llevar la situación a puntos extremos porque hay muchas cosas por resolver”, afirma Fernández. De ahí la tensión. “La foto estática es negativa pero el rumbo no lo es, pues apunta al crecimiento, si bien este hecho no es incompatible con los altos diferenciales hasta que no se resuelvan los problemas de transparencia y comunicación”, añade García Alejo.

En materias primas, son positivos con el oro, y advierten sobre la plata, que ha ampliado el diferencial con el oro. El crecimiento en EEUU, tema que priman actualmente los mercados, ayuda a darles impulso.

 

 

Empresas

Lo más leído