Emergentes, disrupción, y otros lanzamientos del montón


El reciente ataque informático del virus WannaCry a nivel mundial ha resaltado la importancia de la aplicación de nuevas tecnologías en el día a día. Al hilo de estas tendencias, cada vez son más las gestoras internacionales que están desarrollando fondos de inversión que ofrecen de una forma u otra exposición a este avance disruptivo.

A través de su filial CPR, especializada en fondos temáticos, Amundi acaba de lanzar el CPR Invest - Global Disruptive Opportunities, gestionado por Wesley Lebeau, Gestor Sénior de Renta Variable Temática, y Estelle Ménard, Directora Adjunta de Renta Variable Temática. El enfoque temático del producto abarca cuatro dimensiones: economía digital, industria 4.0, planeta, y ciencias de la salud y la vida.

La misión de los gestores consiste en seleccionar empresas identificadas como "disruptivas" gracias a su capacidad para aprovechar su mercado independientemente de su sector. Son compañías que innovan o se transforman para anticipar los cambios en sus respectivos sectores, que “ofrecen soluciones más sencillas, más inteligentes, más prácticas y a menudo más baratas que resultan atractivas a los consumidores de forma natural”, según indican en la gestora. Además, deben presentar potencial de crecimiento a largo plazo.

Estas acciones se identifican a través de un análisis cuantitativo que parte de un universo compuesto por 600 compañías. Después, el equipo evalúa y prioriza cada una basándose en un análisis fundamental. La cartera final cuenta con cerca de 80 acciones, con una volatilidad comparable a la del MSCI World.

Candriam se ha sumado a la tendencia con un doble estreno. El primer fondo se llama Candriam Equities L Robotics & Innovative Technology e invierte en empresas del sector de la tecnología y la robótica que desarrollan productos innovadores capaces de influir positivamente en el futuro. Johan Van Der Biest será el gestor de esta nueva estrategia.

El proceso de inversión está basado en un enfoque bottom up de alta convicción centrado en empresas con un crecimiento de los ingresos superior a la media, una sólida posición competitiva y tecnologías innovadoras. A partir de un universo de inversión de ámbito mundial, la cartera final está compuesta por un máximo de 50 valores.

El equipo gestor está respaldado por el Consejo Asesor de Candriam para las Tecnologías Innovadoras y la Robótica, compuesto por profesores destacados que disponen de conocimientos de alto nivel sobre robótica y otras tecnologías innovadoras, que ofrecen proyecciones sobre cuestiones de investigación y contribuyen en la creación de ideas.

La segunda propuesta de Candriam es una estrategia de renta variable long/short especializada en el sector digital, el Candriam Dynamix Long Short Digital Equity. En este caso, la estrategia busca beneficiarse de la “uberización” de la economía mediante la inversión en empresas que se benefician de la evolución digital de la economía.

El análisis de la estrategia se centra en la identificación tanto de los ganadores como de los perdedores en la disrupción. Este análisis se expresará mediante posiciones largas en compañías innovadoras con potencial de crecimiento y posiciones cortas en empresas que sufran perturbaciones en sus negocios.  Asimismo, se lleva a cabo una operativa oportunista mediante pair trades, una estrategia neutral al mercado en la que no se asume riesgo direccional. Este fondo también parte de un universo de inversión mundial para construir una cartera que contenga un máximo de 50 valores de alta convicción. César Zeitouni será el responsable de la nueva estrategia.

En una línea similar, Robeco ha presentado el Robeco Global Industrial Innovation Equities, que estará al cargo del equipo de Robeco Trends Investing, con Marco van Lent como gestor principal. El fondo invierte en cuatro tendencias seculares: Robótica, Manufactura Digital, Transición Energética y Seguridad Cibernética.

Las empresas son seleccionadas en función de su exposición a las tendencias seleccionadas, el análisis fundamental, la integración de la sostenibilidad y el análisis de riesgos. El fondo es agnóstico respecto a su índice de referencia, el MSCI World All Countries, y como resultado su cartera está concentrada en entre 40 y 60 acciones.

Otros lanzamientos

Mayo también ha visto dos lanzamientos en el terreno del retorno absoluto. El primero es el AXA WF Multi Premia, gestionado por el nuevo equipo de inversión de AXA IM en Hong Kong. La estrategia adopta un enfoque cuantitativo para obtener exposición a un conjunto diversificado de factores, que son fuentes de rentabilidad que pueden aprovecharse sistemáticamente. Mediante la selección, búsqueda constante y combinación de factores, la estrategia desarrolla un enfoque líquido y diversificado con el objetivo de ofrecer a los inversores unas rentabilidades ajustadas al riesgo constantes y sin correlación con las clases de activos tradicionales. La estrategia invierte en todo el mundo en instrumentos líquidos de renta variable, tipos de interés, tipos de cambio y renta fija privada.

El fondo está gestionado por Hector Chan y Jérôme Brochard, que se apoyan en el análisis del AXA IM Chorus Research Lab, dirigido por Augustin Landier, y la ingeniería informática que desarrolla el equipo tecnológico de AXA IM Chorus, dirigido por Philippe Muller.

La segunda aportación es de Schroders, que ha ampliado su plataforma GAIA con la incorporación del Schroder GAIA Conatus Equity, que estará disponible a partir del 7 de junio. Es una estrategia que invierte en renta variable global long/ short sin restricciones con el doble objetivo de preservar el capital en fases bajistas del mercado y capturar rentabilidad en las fases de subida.

Se encargará de su gestión David Stemerman, fundador de Conatus, y que aplicará en este fondo la misma estrategia que ha empleado desde el nacimiento de su firma en 2008, con el objetivo de batir a la renta variable en el largo plazo con un nivel inferior de volatilidad.

El acercamiento del gestor consiste en buscar ineficiencias a partir de un análisis bottom up de compañías, tanto por valoración como en términos de riesgo asimétrico. Históricamente, Conatus ha invertido un tercio de sus activos en compañías no estadounidenses; a su vez, la mitad de esta proporción está invertida en mercados emergentes.

Precisamente en el terreno emergente se mueve la última propuesta de Jupiter. El Jupiter Global Emerging Markets Corporate Bond Fund estará al cargo de Alejandro Arévalo. El gestor combina enfoques descendente y ascendente para identificar oportunidades a largo plazo en sectores o empresas que podrían beneficiarse de sucesos macroeconómicos o específicos. También tratará de conseguir rentabilidades superiores mediante la exposición a deuda pública y bonos en monedas nacionales, dependiendo de las condiciones de los mercados.

No nos movemos del universo emergente para hablar del último lanzamiento de Mirae Asset, el Mirae Asset Asia Bond Fund. Este producto quiere identificar las mejores oportunidades en el segmento de bonos corporativos asiáticos (aunque también tiene flexibilidad para invertir en deuda soberana, supranacional y high yield), con sesgo hacia deuda de corta a media duración.

El fondo pretende explotar la buena situación macro en el Continente, el incremento de las emisiones – con el consiguiente aumento de la profundidad del mercado- y lo atractivo de las valoraciones en comparación con la deuda de mercados desarrollados.

El fondo estará gestionado por Jin Ha Kim, responsable de inversiones en renta fija global de Mirae Asset, y estará apoyado por un equipo de 27 profesionales ubicados en cinco países (Corea, Hong Kong, India, Taiwán y EE.UU.). La construcción de la cartera partirá de una mezcla de análisis macro y fundamental.

La última novedad es el Eaton Vance International (Ireland) Global High Yield Bond Fund, de la firma Eaton Vance. El fondo invertirá en bonos de alto rendimiento tanto estadounidenses como de otros países, incluyendo deuda con y sin garantía, préstamos bancarios, convertibles y preferentes. El fondo identificará oportunidades de inversión y de arbitraje – creadas por el incremento de emisores en múltiples divisas- a través de un riguroso proceso de análisis.

La firma explotará su amplia experiencia de inversión en la clase de activo: empezó a invertir en high yield estadounidense en 1982, y lleva más de una década invirtiendo en high yield de otras partes del mundo. Se encargará de la gestión del fondo un equipo en el que participan el Director de inversiones en high yield Michael W. Weilheimer y los gestores Jeffrey D. Mueller, Kelley Baccei y Stephen C. Concannon.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído