¿Elevarán los fondos de inversión su límite VaR?


Algunas gestoras han elevado los niveles de VaR de sus fondos y sociedades de inversión libre debido al aumento de la volatilidad en los mercados, que ha dificultado la diversificación de las carteras. Una de las primeras en hacerlo fue Equilibria en la sociedad Equilibria Investments SIL, que tomó la decisión el pasado septiembre, en un contexto de mercado muy complejo. “Simplemente hemos ajustado un poco nuestro límite VaR ante el gran aumento de volatilidad en los mercados”, decían entonces desde la sociedad de inversión libre. Hace unas semanas también lo hacía Tressis Gestión, que anunciaba una serie de cambios con respecto al Adriza Global FIL, anunciados en CNMV.

 

“Su política de inversiones no ha sufrido apenas modificaciones, invirtiendo en todo tipo de activos desde una óptica de retorno absoluto e intentando reducir su correlación con los mercados y sus tendencias. Conserva un perfil de riesgo elevado y la principal modificación ha sido elevar su medida de riesgo en términos de VaR diario al 95% desde el 2% al 3%, aconsejado por el incremento de volatilidad de los mercados durante los últimos meses”, explicaban también desde la entidad. Una medida destinada a flexibilizar su política de inversión.

 

Ejemplos como éstos se vienen dando con mayor frecuencia en los fondos de inversión libre, un hecho que lleva a preguntarse si la tendencia se trasladará a la gama VaR de los fondos de gestión tradicional. En ese caso, sin embargo, las posibilidades parecen remotas, pues responsables y expertos de este tipo de gamas niegan cambios. Entre ellos, Sebastián Larraza, responsable de la gama VaR y gestión alternativa de Ahorro Corporación Gestión, no cree que sea una tendencia de mercado. “Dudo mucho que se haga, aunque depende de la gestora y del fondo, pues la mayoría son productos destinados a inversores retail y cambiar la política de inversión de forma que afecte a su nivel de riesgo es complicado”, explica.

 

Y es que subir el VaR significa aumentar el nivel de riesgo de la cartera y la flexibilidad del fondo, algo que se ha de comunicar a CNMV en hecho relevante (pues se estaría incumpliendo la política de inversión y de riesgos), y una información con la que el inversor ha de decidir si permanecer o no en el fondo. Por eso ve mucho más razonable que estas medidas se hayan tomado en el mundo de la gestión alternativa, en FIL y SIL, donde se conoce más a los inversores y la medida se puede explicar y entender mejor. “No veremos un cambio general en las políticas de inversión de los fondos tradicionales. Aparte del folleto, tienen margen, al nivel actual de volatilidad, para gestionar las carteras”, afirma Larraza.

 

Margen de gestión
Y es que la situación es ahora distinta con respecto a la de 2008. En primer lugar, las gestoras tienen departamentos de riesgos que han aprendido la lección de la crisis y la mayoría son capaces de manejar mucho mejor las pérdidas. “Este sistema está funcionando bien: se mide la volatilidad, las pérdidas, se vigila la diversificación de la cartera… y si no funciona, saltan los límites de riesgo”, explica. En ese último caso, reconoce que una opción puede ser cambiar la forma de gestión debido a la alta volatilidad para hacerla más flexible; pero no cree que esté pasando ahora, pues las gestoras tienen actualmente margen suficiente.

 

Es el caso de su entidad: en Ahorro Corporación Gestión asegura que no han cambiado nada porque no han llegado a saltar los límites. “Sí que hubo que gestionar y cubrirse pero no hemos tenido que cambiar nada, a pesar de tener una amplia gama de fondos VaR: hemos recuperado y estamos en máximos absolutos…”, dice, aunque reconoce que todo depende de la habilidad de cada gestor para impedir que salten dichos límites.

 

Otra razón que le hace descartar que eso ocurra es el escenario actual: al contrario que el año pasado, la volatilidad es menor, los activos están subiendo, la diversificación más fácil y el nivel de riesgo más bajo, lo que aumenta ese margen de gestión y hace también más improbable que salten esos límites.

 

Reacción defensiva
Y es que el año pasado hubo un episodio similar a lo ocurrido en 2008: así, el contagio bajista de los mercados debido a la pérdida de la triple A en EEUU y el agravamiento de la crisis europea el pasado verano tuvo características similares a la crisis de hace casi cuatro años, si bien en menor cuantía y agresividad.

 

Y, aunque el pasado verano había barra libre de liquidez, saltaron los límites de riesgo por dos razones: las fuertes caídas de activos (renta fija y variable excepto oro, bonos del Tesoro estadounidenses y alemanes) y su forma, simultánea, desatando una alta volatilidad y reduciendolas posibilidades de diversificar las carteras. Pero a pesar de que esos límites saltaron, Larraza recuerda que la reacción de los fondos de inversión fue otra: “Se hizo lo contrario: cortar riesgo y exposición al mercado”.

Empresas

Lo más leído