Elecciones EE.UU: ¿Por qué hay que esperar una mayor volatilidad en el mercado de divisas?


Las fuertes caídas vistas en los mercados de valores en los últimos días obedecen a tres grandes incógnitas: cómo afectará el aumento de los casos de COVID-19 que se están viendo en los últimos días a esa recuperación económica en forma de V que el mercado espera, los resultados algo decepcionantes que se están viendo en algunas de las compañías con fuerte peso en los índices  y más a corto plazo las elecciones que se celebran en EE.UU la próxima semana.

Todo ello no solo está llevando a muchos inversores a recoger beneficios, como demuestran los números rojos que se están viendo en los grandes índices  sino que también ha provocado un nuevo repunte en el Vix hasta niveles no vistos en el mes de junio. Al fin y al cabo, estas elecciones se producen en un contexto muy diferente al visto en anteriores citas electorales. 

“Creemos que la importancia de estas elecciones es importante por producirse en medio de la pandemia, por el  entorno de tipos negativos que lleva a que los inversores tengan un mayor apetito por el riesgo buscando activos rentables y disparando la volatilidad a corto plazo, porque los dos candidatos presentan una marcada divergencia en política fiscal y comercial y eso tiene muchas implicaciones para los mercados y porque no hay que suponen que no se descarta que los resultados tarden en conocerse ya que gran parte de los votos vienen por correo”, afirma Olivia Álvarez, analista de Monex Europe.

Esta casa especializada en el mercado de divisas ha querido incidir en una reciente presentación en cómo el mercado de divisas afronta esta nueva cita electoral y la conclusión es clara: esa volatilidad que se espera en los activos tradicionales para los próximos días tendrá también su réplica en el mercado de divisas. De hecho, tal y como se observa en el gráfico, así ha sucedido en las anteriores citas electorales en EE.UU en los 40 días posteriores a las elecciones siendo los cambios de euro dólar y yen dólar los que más se han movido en este periodo.

Captura_de_pantalla_2020-10-29_a_las_14“Ahora las posiciones largas del euro muestran un gran optimismo con respecto a la moneda comunitaria pero aunque tenemos perspectivas alcistas para el euro a medio plazo, no hay que  pensar que no vaya a haber alternaciones en el corto plazo debido a diferentes eventos que aún no están descontados”, afirma Álvarez.

Y es que en esta ocasión el movimiento del dólar está fuertemente condicionado por quién será el próximo inquilino en la Casa Blanca y sobre todo por si el resultado dejará una ola azul en EEUU, con victoria demócrata en Congreso y Senado o un congreso dividido ya que se ello depende que se agilice más o menos la aprobación de nuevos estímulos en EEUU que tanto demanda el mercado y que es una de las claves para que Wall Street pueda seguir cotizando al alza  y el dólar a la baja. Al fin y al cabo, tal y como explicaban recientemente desde Diaphanum, “un mayor paquete de estímulos fiscales podría activar la recuperación, debilitando el dólar y generando una mayor pendiente en la curva de deuda americana por las mayores necesidades de financiación e impulso de la actividad económica”.

De momento, y a la espera de ver qué foto dejan las elecciones de EE.UU, lo cierto es que el repunte de casos de COVID-19 visto en Europa y la creciente preocupación sobre cómo las nuevas medidas que se están adoptando en varios países de la eurozona afectarán a la recuperación económica han provocado un impass en el rally que el euro acumula en 2020 ya que en la última semana la moneda única se ha depreciado un 1,26% hasta niveles de 1,17 dólares por euro, lo que deja en un 4,27% la apreciación del euro frente al dólar en lo que va de 2020.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído