Elecciones alemanas: ¿qué prevén las gestoras internacionales?


El próximo 22 de septiembre, los alemanes están llamados a las urnas para decidir quién será su canciller durante los próximos cuatro años. Aunque los resultados cosechados por los conservadores en Baviera y los sondeos sitúan a la coalición que lidera Angela Merkel como clara vencedora, la incertidumbre sobre el resultado final (y, sobre todo, las alianzas que serán necesarias para formar gobierno) inquieta a los inversores. Y es que, un reequilibrio de fuerzas podría significar cambios significativos en la política que se ha mantenido hasta ahora en Europa para escapar de la crisis. Dos gestoras alemanas y una británica han querido arrojar luz sobre este asunto y dar a conocer cuál es su visión sobre el impacto que podrían provocar los comicios en el mercado.

La visión de Deusche Asset & Wealth Management

Deutsche Asset & Wealth Management es, quizás, quien ha hecho el análisis más profundo, al evaluar la repercusión que tendría cada uno de  los distintos escenarios de coalición en la política, los negocios y las finanzas. De hecho, para la elaboración del informe, la firma contempló seis posibles coaliciones entre los partidos CDU/CSU, FDP, SPD, Bündnis 90/Die Grünen (los Verdes) y Die Linke. En opinión de la casa, teniendo en cuenta los resultados de las encuestas y el programa político de los partidos, los dos escenarios más probables serían la coalición ya existente en el gobierno actual entre CDU/CSU y FDP, o una nueva coalición entre CDU/CSU y SPD. “Si se tienen en cuenta los programas electorales, una coalición entre SPD y Bündnis 90/Die Grünen también es posible. De hecho, una coalición entre SPD, Bündnis 90/Die Grünen y Die Linke también sería factible si solo se tuviesen en cuenta los programas electorales. No obstante, los partidos SPD y los Verdes ya han descartado cualquier coalición con la izquierda”, afirman.

Pero… ¿qué impacto podrían tener las diferentes coaliciones en el crecimiento así como en el mercado de bonos y de renta variable? El reciente informe del FMI sobre Alemania es claramente positivo. En particular, se elogia el buen estado de los datos macroeconómicos y las estabilidad del sistema financiero. Al mismo tiempo, el FMI dio una buena acogida a los planes del Gobierno alemán de incrementar los niveles del salario real a través de beneficios fiscales. 
“Si la actual coalición CDU/CSU y FDP continúa en el próximo periodo legislativo, debería tener un impacto positivo en el crecimiento. De acuerdo con el análisis regresivo de DeAWM, sus planes fiscales deberían estimular el consumo. Si el CDU/CSU y FDP implementasen su plan de impuestos inmediatamente se podría esperar ver un crecimiento real que incrementase el consumo de 0.83 a 1.56 puntos porcentuales. Por contraste, si los planes fiscales del SPD y del Bündnis 90/Die Grünen se llevasen a cabo, esto podría disminuir el consumo privado. Como tal, sus planes traerían menos efectos positivos para el crecimiento real”.

El crecimiento a largo plazo de la economía y las tasas de tipo de interés anticipadas para los próximos años son factores clave que influyen en los tipos de interés que ofrecen los bonos federales así como el valor del euro en términos de cambio de divisas. En este sentido, desde la firma consideran que una coalición entre CDU/CSU y FDP sugiere un relativo desarrollo estable de los bonos alemanes y poco cambio en los tipos de interés. “Es probable que el resultado de esta elección tenga poco impacto en el tipo de cambio del euro. Incluso con la gran coalición del CDU/CSU y SPD no se esperan mayores repercusiones para los tipos de interés de los bonos federales”, indican.

Sin embargo, la situación sería diferente con una coalición entre SPD y Bündnis 90/Die Grünen. Los planes fiscales de ambos partidos podrían deprimir el crecimiento económico al menos en el corto plazo. “Un crecimiento débil disminuiría las rentabilidades ofrecidas por los bonos federales. Por otro lado, se esperaría que esa coalición tuviese una mente más abierta en relación con las responsabilidades secundarias en la deuda de los países periféricos, que en contraste tendería a aumentar las rentabilidades”. De todas formas, en DeAWM se muestran convencidos de que, aunque el resultado de las elecciones tenga un impacto en el crecimiento económico de Alemania y la eurozona, el impacto en los mercados de renta variable sería limitado. “Muchas compañías cotizadas operan internacionalmente y las acciones de los grandes grupos están distribuidas globalmente”, explican en su informe.

La visión de Allianz Global Investors

Para Allianz Global Investors, no resulta sorprendente que las empresas nacionales se verían más afectadas por las características específicas de la situación económica alemana y las políticas fiscales que aquellas que están más diversificadas en términos de operaciones y mercados. “Una vez que los comicios se hayan celebrado, el hecho de que el país sea capaz de reenfocar la atención en la eurozona debería contribuir a aumentar la confianza en Europa, situando a Alemania como el ancla de la economía de la región”. Por otro lado, en la firma también creen importante tener en cuenta que con el aumento de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y de la presión que están sufriendo los mercados emergentes, los inversores se volverán más propensos a centrarse en la estabilidad que ofrece la inversión en Europa.

Apoyándose en las encuestas, en Allianz Global Investors creen que a nivel político todo parece apuntar a un tercer mandato de Merkel gracias a la coalición CDU/CSU-FDP. “Esto significaría la continuidad de una política en la que previsiblemente no se producirían grandes cambios y en la que no se esperaría que reformas en áreas como pensiones, energía y fiscalidad volviesen a la agenda. En el lado positivo, esto apuntaría que con un PIB creciendo a un ritmo del 0,7% y la confianza empresarial en máximos de 16 meses, esta tendencia tendría su continuidad en la segunda mitad del año. Sin embargo, con el proceso de reformas aparcado, las implicaciones a largo plazo para Alemania serían menos positivas”. Una victoria de la izquierda (SPD), por el contrario, podría hacer que Alemania fuese más flexible a la hora de aportar fondos adicionales a las economías europeos en problemas para reequilibrar sus cuentas, explican en su informe.

La visión de Schroders

En una línea muy similar se pronuncian desde Schroders. En su último informe económico y estratégico mensual, elaborado por Keith Wade, economista jefe de Schroders, Azad Zangana, economista europeo y Craig Botham, economista de mercados emergentes, reconocen que lo más probable es que Merkel resulte vencedora, aunque deba gobernar en coalición con los Verdes o el SPD. Como consecuencia de este gobierno de coalición, "aumentará la solidaridad hacia los países periféricos, aunque también se espera que se adopte una postura más estricta respecto a los bancos y los inversores en bancos (tanto los de renta variable como los de renta fija)".

En la firma británica se espera que el Banco Central Europeo realice una ‘revisión de la calidad de los activos’ en la primavera de 2014 con el objetivo de determinar la verdadera calidad de los préstamos de los bancos tras el deterioro del entorno macroeconómico. Seguidamente, el BCE procederá a realizar pruebas de solvencia de los balances de los bancos utilizando diversos escenarios macroeconómicos. "Es probable que tanto la revisión de la calidad de los activos como las pruebas de solvencia revelen déficits tanto de cantidad como de calidad en el capital de los bancos. El gran riesgo es que, en un contexto así, el BCE presione por un proceso de recapitalización acelerada, lo que llevaría a los bancos a recortar la concesión de préstamos al carecer de capacidad para ampliar capital mediante la emisión de acciones", señalan en el informe.

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas