El Tesoro Público español planea emitir este año bonos ligados a la inflación europea


El Ministerio de Economía reconoce que el 2014 será posiblemente el año en que se lleven a cabo la emisión de instrumentos de deuda ligados a la inflación europea, tras llevar un tiempo explorando la posibilidad de emitirlos al igual que se hace en otros países de la zona euro como Francia, Italia o Alemania. “Ahora el tesoro está preparado técnicamente para hacer este tipo de operaciones”, explican, sin descartar que en el futuro hagan lo mismo con productos ligados a la inflación española.

Mientras tanto, la idea detrás de emitir bonos y obligaciones indexados al IPC (Índice Armonizado de Precios al Consumo) europeo es acceder a “inversores europeos que demandan ese tipo de productos”, explican, ya que “la base inversora natural, tanto nacional como internacional, tiene una necesidad estructural de comprar activos que compensen la perdida de valor de sus activos debido a la inflación”. Además, matiza que se trata de inversores en su mayoría distintos a los que ya tiene acceso el Tesoro y dado que los países mencionados ya ofrecen estos productos, “existe también un mercado liquido en el que un nuevo emisor encontraría su referencia natural”.

Esta será la principal novedad del 2014, año en el que tienen previsto que la emisión neta sea menor en unos 7.000 millones a la del anterior, con un total de 65.000 millones. El año concluido, ha supuesto para el Tesoro Público cumplir con el programa de financiación propuesto a inicios del 2013, en este caso, con menores tipos de interés y menor volatilidad en todos los puntos de su curva de rendimientos.

Por tanto, en total en 2013, se emitieron en neto 71.877 millones de los que 66.100 millones fueron de emisiones a medio y largo plazo, y únicamente 5.800 millones de letras del tesoro. Finalmente la emisión bruta, alcanzó los 236.700 millones. Y todo esto, con una reducción tanto del coste medio de emisión desde el 3,73 al 2,45, segundo dato más bajo desde el lanzamiento del euro, y por otro lado, con una disminución de la vida media de la deuda del Estado en circulación, que se ha atenuado de los 6,35 a los 6,20 años. La reducción del coste de la deuda supuso para el Estado un ahorro de 8.700 millones.

De cara al 2014, la emisión neta prevista de 65.000 millones - incluidos los 23.000 millones para financiar el Fondo de Liquidez Autonómico - , ira íntegramente a través de instrumentos a medio y largo plazo, ya que a diferencia de otros años, en este no se estima emitir letras del tesoro. Según los cálculos del Ministerio, la emisión bruta ascendería a los 242.400 millones, algo por encima del 2013 debido a los mayores vencimientos a los que se enfrenta el Tesoro a lo largo del ejercicio.

Tal y como señalan, este año parten con ventaja por la progresiva mejora de calidad crediticia en España, reconocida tanto por el mercado de capitales como por las principales agencias de calificación crediticia. En palabras del Ministerio, el 2013 ha significado “la vuelta a la normalidad del mercado”.

De esta manera, el Estado recupera todas las modalidades de financiación que llegó a perder en los peores momentos de la crisis de deuda soberana, e incluso a ampliar el abanico de productos ofrecidos por los inversores. Todo ello, les da la oportunidad de diversificar y profundizar la base inversora nacional e internacional para facilitar la absorción de la emisión, en la que el peso de la banca española - en términos históricos - “no es tan elevada, y en los últimos meses, se ha visto la reducción de estas tenencias”, apuntan.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído