“El segundo trimestre ha sido el mejor de los últimos cinco años para la industria de ETF”


Durante el mes de junio, los productos cotizados captaron 36.300 millones de dólares en todo el mundo, lo que supone que el volumen de inversión en lo que va de año ha superado el ritmo registrado en 2013. En lo que va de año, el volumen de inversión en ETP a nivel global (123.900 millones de dólares) ha aumentado en un 25% en comparación con el primer semestre del año pasado, después de que en el segundo trimestre se registraran 90.600 millones de dólares, un nivel superior al de cualquier trimestre de los últimos cinco años.

Según indica el último informe ETP Landscape de BlackRock, hasta la fecha, los grandes contribuidores del año han sido los segmentos de la renta fija, la renta variable europea y la japonesa, así como la renta variable internacional y el segmento de las acciones internacionales a excepción del mercado estadounidense. La inversión en renta variable estadounidense y emergente mejoró tras un lento arranque del año.

Los 36.300 millones de dólares en flujos de inversión registrados en junio fueron consecuencia del mejor mes del año en el ámbito de la renta variable (que alcanzó los 36.800 millones, impulsada por los fondos de renta variable estadounidense, europea y emergente)

La inversión en productos cotizados de renta variable estadounidense aumentó hasta los 21.000 millones de dólares, impulsada por fondos sectoriales y fondos centrados en empresas de gran capitalización. Por su parte, la renta variable europea contribuyó con 4.000 millones tras la relajación de la política monetaria del BCE.

Los fondos de renta variable de los mercados emergentes captaron 7.700 millones de dólares en junio y volvieron a conquistar el terreno positivo en lo que va de año, favorecidos por el continuo dinamismo del conjunto de los fondos emergentes, la mayor estabilidad de las perspectivas de la economía china y la actual fortaleza de los valores taiwaneses.

Los flujos de inversión en productos cotizados de renta fija experimentaron una ralentización (400 millones de dólares) debido a que los inversores anticiparon una subida de los tipos, a pesar de que la Fed ha mantenido una política monetaria de tinte acomodaticio. Las salidas experimentadas por los bonos del Tesoro empañaron los flujos de inversión registrados por los mercados de deuda broad/aggregate de Estados Unidos y los países emergentes.

Según Ursula Marchioni, responsable de análisis de ETP para iShares en la región EMEA, “el segundo trimestre fue el mejor que hemos presenciado en los últimos cinco años. Además, junio ha sido el mejor mes desde el verano de 2013, ya que los productos cotizados captaron más de 36.000 millones de dólares en todo el mundo. Los inversores acudieron en masa a los productos cotizados de renta variable estadounidense, que registraron un volumen de 21.000 millones de dólares. Por su parte, la renta variable europea mantuvo su ritmo y captó una inversión de 4.000 millones de dólares. Entre los fondos mono país, cabe destacar los centrados en los mercados italiano y español, que conjuntamente atrajeron 700 millones de dólares, lo que impulsó los flujos netos hasta los 4.300 millones”.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído