El sector teme un exceso de regulación de los hedge funds


La inversión alternativa está en el diván. El sector se pregunta cuál será su futuro y, en particular, se mira con atención las propuestas de nueva regulación que surgen de los principales gobiernos del mundo.



El consenso general apunta a que el futuro inmediato traerá una mayor regulación. Pero un exceso de celo puede ser perjudicial. “Es presumible que este año se pueda empezar a tramitar una regulación europea de los hedge funds. Todo lo que sea mejorar la protección del inversor resulta adecuado. Pero si se da una regulación excesiva, la industria europea podría no ser competitiva. El legislador debe ser hábil para encontrar un punto de equilibrio entre la necesidad de información suficiente para el inversor y el peligro de sobrecargar a la industria”, explica José Manuel Pomarón, secretario general adjunto de Inverco.



Pomarrón fue uno de los diez ponentes que participaron en el seminario “Retos y Estrategias de los Hedge Funds”, organizado por IIR España y que congregó en Madrid a más de 120 asistentes. Entre los ponentes estaba Jorge Vergara, técnico de supervisión de la Dirección General de Entidades de la CNMV, Lorenzo Coletti, responsable de producto alternativo de Pictet, y Álvaro Soldevilla, especialista de producto de CAAM Alternative Investments.



Ander López, responsable de gestión alternativa de Lyxor AM, prevé que el entorno se normalizará paulatinamente en los próximos meses y considera que los sobresaltos de 2008 no se volverán a repetir. “A pesar del entorno complicado, habrá supervivientes. El año pasado supuso un punto de inflexión. El 50% del sector puede llegar a desaparecer y saldrán gestores e inversores que nunca debieron haber entrado en hedge funds. Los inversores volverán, pero buscando liquidez, seguridad y productos regulados. Muchos clientes entrarán en hedge funds a través de plataformas de cuentas gestionadas”, asegura.



López asegura que los clientes se centrarán en las estrategias más líquidas. “Los lock ups ya no interesan a los inversores. No tiene sentido que estrategias como CTA’s y Equity Long Short tengan liquidez trimestral. Habrá cabida para estrategias menos líquidas, pero se parecerán más al capital riesgo”, comenta.



Y la transparencia también se volverá cada vez más importante. “Se está produciendo un cambio. El poder pasa de los gestores a los clientes. Ahora los inversores van a exigir un nivel de información similar al de la gestión tradicional”, añade López.



Los cambios afectarán a todo el sector. Los gestores se centra en mejorar sus procesos de due diligence y control de riesgos y los prime brokers están en el punto de mira. “El depositario tendrá que reforzar su papel y asumir funciones del prime broker”, explica José Luis Pérez Ruiz, responsable de depositaría de IIC de RBC Dexia Investor Services España.



En España, la normativa impone muchas obligaciones de control a los depositarios. Una tarea que a veces resulta compleja debido a las condiciones más laxas que existen en otras jurisdicciones.



“Algunos de los problemas con los que se encuentran los depositarios es la existencia de múltiples relaciones, con figuras no armonizadas por la legislación española. La interlocución es compleja. Algunos prime brokers no reconocen la figura del depositario, que incluso les resulta molesta”, afirma Pérez Ruiz.



El responsable de RBC Dexia Investor Services España considera que los servicios de administración de hedge funds se harán más independientes y sofisticados. En el caso español, prevé que la delegación de las labores de gestión será menos frecuente y espera un “predominio de los hedge funds sobre los fondos de hedge funds”. También destaca la necesidad de dar “un nuevo impulso comercial al producto”.



En el corto plazo, la imposibilidad de atender reembolsos por parte algunos fondos plantea la necesidad de ampliar la capacidad para obtener financiación de los gestores.

Profesionales

Lo más leído