El sector Salud, según BNP Paribas Investment Partners


El creciente aumento de la población mundial y su fuerte tendencia a la longevidad, particularmente en los países desarrollados, junto al surgimiento de una clase media demandante de servicios sanitarios, son tres grandes impulsores que están manteniendo el sector de la salud como uno de los más rentables en los últimos tres años.

La categoría sectorial VDOS de Salud, que encuadra los fondos que invierten en compañías del sector sanitario, se ha mantenido en el mismo periodo en los primeros puestos del ranking por rentabilidad. Aún pasando por cortos periodos de corrección, el sector se recupera nuevamente y continúa ofreciendo elevados retornos.

Uno de los fondos que mejores resultados obtiene en el año es la clase I de capitalización de PARVEST EQUITY WORLD HEALTH CARE, con una revalorización de 23 por ciento. Ofrece a sus inversores una exposición global selectiva al sector  de salud y sus diversos subsectores, incluyendo farmacéuticas, biotecnología, equipos de asistencia médica y proveedores de servicios. El fondo tiene como objetivo mantener una cartera totalmente invertida de entre 30 y 50 títulos.

El gestor principal de PARVEST EQUITY WORLD HEALTH CARE es Chris Fay, especialista en el sector global de salud, quien cuenta con trece años de experiencia como analista de inversión y gestor. Chris se incorporó a BNP Paribas Investment Partners en 2013, procedente de Pioneer Investment Management en Boston, donde fue gestor y analista del sector global de salud. Con anterioridad fue analista del mismo sector en Leerink Swann & Co. y consultor en Kendall Strategies Inc. Previo a su incorporación en Kendall Strategies Inc fue Jefe de Administración y Finanzas del Departamento de Salud Pública de Massachusetts. Licenciado por la Universidad George Washington, tiene un Master en  Ciencias Biológicas por la Universidad Loyola de Chicago, un Master en Salud Pública por la Universidad de Boston y un Máster en ADE por la Carroll School of Management, Universidad de Boston.

El proceso de inversión para los fondos sectoriales globales de BNP Paribas Investment Partners, se basa en un análisis fundamental bottom-up que combina una disciplina cuantitativa con una perspectiva específica de cada título, culminando en una cartera diversificada con un fuerte énfasis en la selección de valores.

El equipo gestor aplica capas complementarias de análisis. Específicamente, el gestor estudia minuciosamente el entorno dentro del índice sectorial de salud, lo que le ayuda a crear una infraestructura para la construcción de la cartera y la gestión del riesgo. Puesto que existen regiones e industrias que tienen una influencia más significativa en la cartera, el gestor necesita entender los factores que llevan a la exposición al riesgo dentro el índice de referencia. Por ejemplo, la distribución del riesgo tiene un impacto tangible en el binomio rentabilidad/riesgo, por lo que se evalúa cada sub-industria y región, organizando las diferentes compañías en quintiles de riesgo (siendo 1 el menos volátil y 5 el más volátil). Se revisa, asimismo, la distribución de la capitalización de mercado de cada valor en su índice de referencia, importante cuando se gestiona de forma activa, para reflejar convicción.

Para el análisis fundamental se hace uso de la herramienta de evaluación propietaria que monitoriza el universo de inversión del fondo, los componentes del MSCI World Health Care Index. Basado en back-testing y en décadas de experiencia, el equipo gestor ha diseñado una herramienta de evaluación que se centra en las características que los inversores fundamentales consideran capaces de generar retornos atractivos, dentro del sector de la salud.

Este análisis sistemático se centra en factores dentro de tres grandes áreas: 1. Calidad operativa 2. Valoración y 3. Momentum. Para evaluar la calidad operativa, tratan de capturar el comportamiento del equipo directo al fijarse en ratios como  capital circulante sobre ventas y márgenes de expansión o deuda a a largo plazo sobre capital. Los factores de valoración incluyen PER futuro estimado, ratio de ingresos sobre ventas, PER sobre crecimiento, precio sobre valor contable y precio sobre flujo de caja libre. Los factores momentum valorados incluyen revisiones de beneficios o sorpresas en la presentación de beneficios, así como aceleración de las ventas.  

Los títulos se clasifican dentro de cada sector, asignándoles un decil en una escala del 1 al 10. Los dos primeros deciles (top 20%) son los candidatos más atractivos para un análisis más cualitativo. Aunque muchas de sus ideas de inversión provienen de la evaluación sistemática, analizan también otras ideas de inversión atractivas.  

La cartera final incluye entre sus cinco mayores posiciones AbbVie Inc. (4,39%) Actavis Plc (3,74%) Roche Holding AG (3,54%) Novartis AG (3,08%) y Shire PLC (3,06%). Por subsectores, los mayores porcentajes en cartera se asignan a Biotecnología (26,88%) Equipos y Suministros Sanitarios (11,25%) Servicios  y Proveedores Sanitarios (8,84%) Tecnologías de la Salud, Servicios y Herramientas de Ciencias de la Salud (1,82%) y Farmacéuticas (50,80%). Por país, EEUU (74%) Suiza (8,12 %) Reino Unido (6,11 %) Canadá (2,91 %) y Alemania (2,37%) representan las mayores ponderaciones.

La evolución histórica por rentabilidad de la clase I de capitalización de PARVEST EQUITY WORLD HEALTH CARE sitúa a este fondo entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2013 y 2015. Registra un dato de volatilidad de 14,11 por ciento a tres años y de 14,10 por ciento a un año, con una Sharpe en este último periodo de 4,43 y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 5,16 por ciento. Pensado para inversores institucionales, la inversión en este fondo requiere una aportación mínima de 3 millones de euros, soportando sus suscriptores una comisión fija de hasta 0,60 por ciento.
 
En opinión del equipo gestor, el sector continúa siendo particularmente atractivo como grupo defensivo con características de crecimiento. Aunque por su elevada rentabilidad algunos valores parecen caros, si las estimaciones apuntan a que esos valores vayan a aumentar sus beneficios de forma significativa, las valoraciones parecen más razonables. Estiman que la implementación del ObamaCare proporciona un entorno favorable para el sector, por el consiguiente aumento de volúmenes. Por otra parte, la actividad en fusiones y adquisiciones se ha acelerado, apoyada por temas fiscales.

Continúan considerando biotecnología, y especialmente farmacéuticas, como las historias más interesantes del sector. De hecho, debido a las altas barreras de entrada, la estructura de estas sub-industrias es muy atractiva, con algunos jugadores que se benefician de altas cuotas de mercado y elevado poder de fijación de precios. Además, estas industrias incluyen algunas compañías con tecnologías líderes y productos únicos y diferenciados. Especialmente en el caso de biotecnología, esperan que se mantenga como un área de crecimiento muy fuerte, por encima de la media. Favorecen compañías con una posición competitiva sólida, crecimiento sostenible y sólidas perspectivas de negocio.

Para información más detallada, ver ficha más abajo.