El sector salud, ¿el relevo del tecnológico?


Predecir la reacción de los mercados tras las elecciones de EE.UU. es complicado; pero no tanto aventurar que habrá sectores que lo hagan mejor que otros, y viceversa, en función de quién gane estos comicios. Varios gestores lo analizan en un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por AllianceBernstein, poniendo especial énfasis en el papel actual y futuro del sector de la salud en las carteras.

CARLOS_DE_ANDRE_S_PE_REZ_perfil_2

El punto de partida son los programas electorales. En el anunciado por el candidato demócrata, Joe Biden, se incluye la protección y el reforzamiento del Obama Care, el plan que impulsó el expresidente Barak Obama para facilitar a todos los ciudadanos el acceso a seguros sanitarios, y que el actual presidente republicano, Donald Trump, ha intentado derogar por la vía legal durante todo su mandato. Además, Biden tiene la intención de aumentar los subsidios de ayuda médica a los hogares más desfavorecidos. Por tanto, las intenciones de Biden, según concluye Carlos de Andrés, gestor del Departamento de Selección y Gestión de Fondos de Fondos de Bankia AM, “son buenas noticias para el sector y para los proveedores en este ámbito”. Pero hoy otras industrias con buenas razones para estar pendientes de las elecciones americanas, como las relacionadas con las energías verdes, renovables y ASG, que, “a priori, también se verían beneficiadas con un hipotético triunfo demócrata gracias al conocido como Green Deal del plan de Biden”.

Estos son sectores que, en principio, se beneficiarían con un triunfo de Biden, pero hay otros en los que el impacto no sería precisamente positivo. Carlos de Andrés explica que las restricciones que el programa electoral demócrata prevé para las actividades de extracción supondrían un contratiempo para el sector del petróleo y del gas. Además, también saldrían perjudicadas la minería y las industrias pesadas, intensivas en el uso de energía, “ya que hay un proyecto de reducir las emisiones de carbono”. Por otro lado, la mayor regulación que supondría el triunfo de Biden “lastraría determinados sectores, como el bancario, que durante el mandato de Trump se desregularizó parcialmente, y el farmacéutico, para el que se prevé el control de precios por parte de las autoridades”.  

Almudena_Cansado__perfil_Almudena Cansado, gestora de Fondos de Fondos en Unigest Asset Management (Grupo Unicaja Banco), se centra en el sector salud, uno de los que, según explica, se está beneficiando por el entorno actual de las elecciones americanas y de la pandemia que estamos atravesando. Pero, además, apunta que “es un sector que está bastante desligado del ruido político, que tiene un carácter defensivo por su demanda inelástica, y por el que los inversores están mostrando bastante interés”. Por este motivo, lo están incorporando a las carteras: “Llevábamos unos meses sobreponderando ciertos sectores, como pueden ser tecnología y salud. Pero tras el buen recorrido del sector tecnológico, recientemente hemos recogido beneficios y los hemos destinado a seguir incrementando la posición en el sector salud”.

Además de los factores comentados, Almudena Cansado añade que al sector salud también le están favoreciendo temáticas como el incremento de la longevidad o la evolución de las economías emergentes, que están experimentado un impulso en general, y en este sector en particular. Dentro de salud “estamos apostando fundamentalmente por todo lo que está relacionado con la biotecnología, que no es un sector ligado solo a la salud sino también a otras industrias, como la energía. Creemos que todas las compañías que están vinculadas a la biotecnología o al desarrollo de nuevas técnicas van a tener bastante recorrido en el nuevo entorno en el que nos estamos moviendo”.

In_igo_Colomo_MARSHPara Íñigo Colomo, director de Inversiones de March AM, el tema de sobreponderar el sector salud en las carteras es estructural, independientemente de quien gane las elecciones en EE.UU. Además de todo lo apuntado hasta ahora, destaca que la pandemia, al margen del desarrollo de una vacuna, “ha despertado una serie de alarmas, ha descubierto ciertas vulnerabilidades y, por tanto, de por sí eso ya es un soporte para los próximos años”. Coincide en la importancia que tendrá para el sector salud temas como el envejecimiento de la población, “otro tema estructural”, y el desarrollo de los mercados emergentes.

Íñigo Colomo insiste en la necesidad de analizar bien la industria, ya que es muy amplia y con muchos subsectores. En ella encontramos desde las grandes farmacéuticas a las pequeñas biotecnológicas que se dedican a labores muy específicas. Dicho esto, en general, “el sector salud, independientemente de quien gane las elecciones estadounidenses, va a ser uno de los que hay que tener en cuenta por demanda estructural y por la forma en que el mundo está cambiando. Creo que puede ser uno de los que coja el relevo de la tecnología como sector que tiene por delante cinco años de muy buen recorrido; es una industria que apunta en la dirección correcta”.

Miguel_Luzarraga_perfilMiguel Luzárraga, responsable de Ventas para España y Portugal de AllianceBernstein, explica que todos los subsectores que conforman la industria de salud tienen un común denominador, “la tecnología que se está aplicando a cada uno de ellos. Y eso está ayudando a desarrollar no solamente estos subsectores, sino prácticamente toda la industria de diagnóstico, de los GPS, de instrumentos para rastrear a las personas o que permitan a los médicos conectarse a través de plataformas”. También tiene preferencia por el subsector de la biotecnología, del que comenta que es más volátil que el de salud en general, que se caracteriza precisamente por su menor beta. En el fondo de health care de la gestora (AB International Health Care Portfolio) incorporan empresas como Fleury, Quest Diagnostics o Roche, compañías de diagnóstico que están innovando para producir los test para el COVID-19 y que estos sean más rápidos. También en empresas involucradas en el desarrollo de una vacuna, como Pfizer, “compañías que verdaderamente tengan una cartera importante y  que estén bien gestionadas”. Destaca a las empresas centradas en la purificación del agua, muy relacionadas con la lucha contra el cambio climático y las inversiones sostenibles.

En definitiva, Miguel Luzárraga considera que “la composición de una cartera de renta variable global tiene que tener hoy en día sectores como el biotecnológico, como el de sanidad en general, factores que puedan contribuir a la diversificación y a diferenciarse de la beta pura del mercado. Nosotros apostamos por disminuir esa beta, por proteger en las caídas a través de compañías que no sean punteras ni que estén arriba en el benchmark, sino que estén bien gestionadas, con menor beta y que tengan la esencia de lo que uno quiere tener en su cartera”. Añade, además, que no se trata de un tema pasajero de este año: “Es una temática que afecta a nuestra vida; queremos vivir más sanos y mejor, y para ello necesitamos a estas empresas de la industria de salud”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído