El sector financiero y el ruido político llevan a Bankinter a rebajar la exposición de sus carteras a bolsa española


El equipo de análisis de Bankinter, liderado por Ramón Forcada, acaba de realizar la que será, en caso de que tambien implemente cambios en diciembre, su penúltima actualización de las carteras modelo antes de que finalice el 2014. Unas carteras que, en el último mes, según apuntan, han presentado una evolución positiva en un contexto de recuperación bursátil y fortalecimiento de los bonos.

El principal acierto ha sido, puntualizan, el sesgo a EE.UU. y al dólar de las carteras globales, con la presencia de India en algunas de ellas; y el mayor lastre, el peso de la renta variable española.

De cara al futuro más cercano, la entidad considera que el entorno seguirá siendo complicado, por eventos como la OPEP, en donde creen que será imposible que recorten producción por lo que el petróleo seguirá débil; las ventas de Acción de Gracias en EE.UU., las cuales esperan que sean buenas gracias a la recuperación del empleo y al abaratamiento de las gasolinas; y la segunda TLTRO del BCE, que podría decepcionar ya que las encuestas estiman que sólo el 47% de los bancos acudirá frente al 43% de la primer TLTRO.

No obstante, desde su punto de vista, es probable que “el mercado continúe relativamente soportado gracias a las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales y al impulso de Wall Street. Lo cierto es que la bolsa americana ha retomado la senda alcista gracias a unos resultados empresariales mejores de lo previsto y a una macro muy sólida, lo contario de lo que se está produciendo en Europa y Japón”.

Los cinco cambios

En este escenario, el equipo de análisis de la firma ha optado por llevar a cabo cinco cambios en sus carteras modelo.

Uno de los movimientos más destacados viene por la parte de bolsa española, una apuesta importante a lo largo del año. El grupo rebaja su exposición a la renta variable nacional a causa del peso del sector financiero y, sobre todo, por el ruido político.

En fondos de renta variable global, centran su exposición a productos que invierten en EE.UU. y, en las carteras con un perfil menos defensivo, en India. Por tanto, en este perfil más agresivo, eliminan la presencia de fondos europeos porque “esta región es la que presenta mayores incertidumbres”, detallan.

En el apartado de activos más conservadores han decidido eliminar a un fondo de la casa, el BK Ahorro Activos Euro, con el objetivo de “dar cabida a otros fondos de renta fija con mayor potencial de rentabilidad y un perfil de riesgo reducido”.

Por otra parte y de forma coyuntural, reducen ligeramente el peso del monetario JPM US Dollar Liquidity para tomar beneficios después de que el dólar se haya apreciado más del 2% en las últimas semanas.

En cuanto a su exposición a fondos de retorno absoluto, la han eliminado por completo “para dar algo más de beta a las carteras ya que el posicionamiento que presentan de por sí es suficientemente conservador”, señalan.

Noticias relacionadas

Lo más leído