Tags: Gestores |

“El sector de consumo emergente está caro y no ofrece un buen retorno de capital”


El consumo emergente es uno de los temas más de moda para los fondos de inversión, pero en medio de tanto optimismo empiezan a surgir serias dudas, al menos para algunos profesionales, que consideran arriesgadas sus altas valoraciones. Es el caso de Omar Negyal, gestor senior de renta variable emergente de Halbis, división de HSBC Global AM. De hecho, en su fondo Global Emerging Markets Equity Alpha, un hedge fund long-short de acciones con formato UCITS III registrado el mes pasado, aconseja evitar este sector. “Todo el mundo lo quiere y los precios han subido demasiado”, afirma.

La categoría no resulta atractiva para una estrategia que se centra en seleccionar compañías con buenas valoraciones y retorno de capital para los inversores. “Hay mucho optimismo en los mercados en desarrollo porque tienen detrás una historia de crecimiento, lo que en algunos casos ha encarecido los valores y les lleva a ofrecer un menor retorno de capital, especialmente en países como China”, afirma.

En el portfolio de su fondo, que cuenta con 35 posiciones alcistas y 35 bajistas, tiene una exposición neta negativa al gigante asiático, junto a otros países como India, Taiwán (es atractivo el sector de bienes electrónicos pero existe mucha competencia) o México, frente a positiva en Corea del Sur, Rusia, Suráfrica, Turquía o Brasil (este último con una ligera exposición del 2%). En su universo de inversión, formado por unas 700 acciones con un tamaño mínimo de 500 millones de dólares para poder cumplir su compromiso de liquidez diaria, también entran firmas de mercados frontera de Oriente Medio y África, como Nigeria. La selección se hace en torno a un disciplinado análisis bottom-up que implica un profundo conocimiento de las firmas en las que se invierte.

Ambiente más propicio

El fondo tiene flexibilidad suficiente como para controlar el nivel de direccionalidad, que puede oscilar entre un -20% y un 20%, y que hoy en día se sitúa en torno al 4%. Y es que la oferta de fondos long-short sobre emergentes está creciendo a buen ritmo, una estrategia que requiere un gran control debido a que los cambios en el mercado influyen “dramáticamente” en la rentabilidad.

En estos escenarios, los gestores han de conocer la ideosincracia de cada mercado, así como las normas relativas a la toma de posiciones cortas y los CFD. Pero, según Negyal, hay dos factores que están contribuyendo a facilitar las cosas: por un lado, el desarrollo de mercados locales de préstamo de valores y por otro, el incremento de volumen de los ADR.

Una idea más madura

Desde Halbis no sólo se han atrevido con la idea de lanzar un long-short emergente, aprovechando el expertise de su equipo en estas áreas. Además acaban de dar forma a una idea más madurada que ya fue experimentada en un fondo de las Caimán con el lanzamiento de HSBC GIF European Equity Alpha, también un hedge long-short en acciones con formato UCITS, pero centrado en los países desarrollados de Europa y con un enfoque market neutral, que pretende ofrecer retornos de doble dígito con una volatilidad de entre el 8% y el 10%.

A diferencia de otros productos con el mismo perfil, este fondo cuenta con un proceso de inversión “inusual”, según su gestor Vis Nayar. “Utilizamos un sistema híbrido que utiliza un en primer lugar un enfoque fundamental - analizando las compañías pero sin proyectar su valor-, y después cuantitativo –ordenándolas por precio-, frente a la elección de uno u otro por la mayoría de los fondos”, explica. “No nos importa el consenso ni el momentum y evitamos tendencias demasiado concurridas: de hecho, nuestras posiciones suelen ser contrarias y poco correlacionadas con otros productos”, afirma el gestor. El segundo factor diferencial es que su equipo tiene una experiencia de ocho años en estas estrategias, donde han vivido diferentes momentos de mercado, lo que les permitió obtener retornos positivos en 2008 y 2009.

Apuesta contra Grecia

El gestor, que niega que se hagan apuestas contra países como España, Portugal o Grecia, reconoce que están aprovechando el momento para obtener beneficios. “Nuestro enfoque evita los eventos macro y el problema viene cuando eso se mezcla con los fundamentales”, advierte. Así, su cartera, compuesta actualmente por 92 nombres, no mira el lado macro pero sí tiene en cuenta si los problemas económicos hacen caer algunos valores hasta precios interesantes, en relación a otras firmas.

Además, el gestor huye de las posiciones cortas centradas en uno solo de estos países: “Tenemos alguna posición pero, debido a las restricciones de liquidez, diversificamos con otras diferentes”, afirma. El portfolio también está diversificado en términos de sectores, donde el mayor ocupa el 8% del patrimonio, y cubre la divisa, pues “no ofrece valor añadido”, según Nayar. Con todo, el sector financiero requiere un análisis separado, debido al riesgo que implica, y existen restricciones a la hora de incluirlo, especialmente en el lado corto del portfolio.

Con respecto a la introducción de UCITS IV, el gestor considera que la clave estará en el mantenimiento de la liquidez por parte de los fondos y en la compatibilidad del tipo de estrategias que utilicen.

Noticias relacionadas

Lo más leído