El sector de automoción estadounidense sigue a toda marcha


Según un reciente estudio de la Universidad de Michigan, los estadounidenses conducen cada vez menos, una tendencia que, de confirmarse, tendría serias implicaciones económicas para un país cuyo estilo de vida ha venido definido por el automóvil. Sin embargo, como apunta Fidelity en un artículo publicado recientemente, en 2013 los fabricantes de coches podrían registrar su mejor año desde 2007 y las acciones de muchas empresas del sector automoción mantienen una tendencia alcista desde hace meses.

“El pasado mes de julio, los tres grandes fabricantes de coches estadounidenses (General Motors, Ford y Chrysler) publicaron un crecimiento interanual de las ventas del 17%, el 11% y el 11%, respectivamente, lo cual resulta especialmente positivo si tenemos en cuenta que hace menos de cinco años GM y Chrysler tuvieron que ser rescatadas por el gobierno estadounidense”, comenta Annie Rosen.

Para la gestora de Fidelity, la recuperación del sector estadounidense del automóvil es sólida y se mantendrá a medio plazo gracias a que factores como el repunte de las ventas de viviendas, la mejora de la confianza entre consumidores e inversores y la recuperación gradual del mercado de trabajo respaldan el buen comportamiento de las acciones de los fabricantes. De hecho, mientras que a finales de agosto el S&P 500 había acumulado una ganancia del 20% en los últimos doce meses, Ford se anotaba una mejora del 80%, General Motors del 73%, y los japoneses Toyota y Honda del 59% y el 21%, respectivamente.

John Carey, gestor del Pioneer Funds US Pioneer Fund, el fondo más antiguo de Pioneer Investments, también se muestra optimista sobre las perspectivas del sector y cree que aumentará ventas y beneficios en los dos o tres próximos años. “Aunque las ventas de coches y camionetas han mejorado mucho desde los mínimos registrados entre 2007 y 2009, la edad media del parque automovilístico estadounidense es elevada en términos históricos, por lo que existe una fuerte demanda potencial para renovar estos vehículos”.

Además, Carey opina que la recuperación del sector inmobiliario impulsará las ventas: “El repunte de la actividad en construcción implica una mayor demanda de camionetas y furgonetas por parte de los subcontratistas y operarios. Además, la mejora del entorno laboral está llevando a muchas personas a realizar compras, como la vivienda o el coche, que habían pospuesto ante la incertidumbre económica”. Para el gestor, aún no es tarde para invertir en fabricantes de automóviles estadounidenses y en sus proveedores.

No obstante, en Fidelity aconsejan ser selectivos ya que “existen varios factores de riesgo a tener en cuenta. Es posible que las subidas de tipos de interés dificulten el acceso al crédito para algunos compradores y el aumento del precio del petróleo o de materiales como el acero, el aluminio o el caucho también podría ahuyentar a compradores potenciales y reducir la rentabilidad de los fabricantes”.

Europa también apunta a la recuperación

Para los analistas de Janus Capital, el sector europeo del automóvil también apunta hacia una modesta recuperación. “Las ventas de vehículos cayeron con fuerza en la primera mitad de 2013 y se sitúan en niveles bastante inferiores a sus medias históricas pero creemos que han tocado fondo ya que, en 2009, las ventas estadounidenses se comportaron de forma similar antes de recuperarse”, explican en su último informe sectorial. “Los pedidos de piezas para el sector de automoción europeo se han incrementado recientemente. De confirmarse, esta recuperación beneficiará a muchas otras industrias europeas”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído