“El riesgo es el nuevo activo refugio”


Algunos gráficos resultan bastante reveladores y el que presentó Aled Smith, gestor de renta variable norteamericana de M&G Investments, sobre la evolución de las rentabilidades de la bolsa estadounidense durante su reciente visita a España es uno de ellos. “La experiencia de la última década ha impactado negativamente la psicología de los inversores pero, si analizamos la tendencia de la renta variable estadounidense en los últimos 150 años, la rentabilidad anualizada real supera el 6%. Estados Unidos es, con diferencia, el mercado de renta variable más rentable del mundo”.

En opinión del gestor del M&G American Fund, si tenemos en cuenta el actual entorno de bajos tipos de interés, “ahora mismo, invertir en renta variable implica menos riesgo que invertir en renta fija y la volatilidad, lejos de representar un riesgo, ofrece multitud de oportunidades. Además, el ciclo de las materias primas que terminó en 2011 ha dado paso al ciclo de la renta variable estadounidense. El riesgo es el nuevo activo refugio”, asegura el experto.

Según Smith, en los últimos años algunas acciones se han venido comportando como los bonos. “Durante el entorno de recesión, los inversores buscaban renta variable con características de renta fija, lo que ha generado una elevada correlación entre los valores de beta baja y los bonos del Tesoro estadounidense”. Sin embargo, “estamos en un punto de inflexión en el que hay que mirar al futuro, no al pasado. Probablemente, los valores que lo han hecho bien en los últimos cinco años no son los mismos que lo harán bien en los próximos cinco”.

Temas para la próxima década

Para el gestor, las dificultades macro empiezan a remitir, lo que resulta positivo para la gestión activa y las estrategias de selección de valores. A este respecto, destaca cuatro temas de inversión por los que apostar en los próximos años: la revolución que ha supuesto el gas de esquisto para el abastecimiento energético de Estados Unidos, la recuperación del mercado inmobiliario y el consumo, la renovación del sector manufacturero estadounidense y Estados Unidos como tierra de innovación.

Por sectores, Smith opina que los defensivos están caros con respecto a los cíclicos y por eso se decanta por los valores industriales y tecnológicos y, sobre todo, por las empresas de pequeña capitalización que ofrecen valor y potencial de crecimiento. “Nuestro proceso de inversión nos permite encontrar oportunidades en todo el ciclo de vida empresarial y minimizar la exposición a los factores macro para que el riesgo de la cartera solo dependa de nuestra selección de valores”, explica el experto.

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído