El riesgo de insolvencia de España en el mercado se sitúa en el 23% a cinco años, según los CDS


La probabilidad de que España incurra en una suspensión de pagos (o default) y entre en un proceso de insolvencia, según lo observado en el mercado de permutas de incumplimiento crediticio o CDS -Credit Default Swaps, en inglés- se sitúa en torno al 23% a cinco años, calcula el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) en base a datos extraídos de Bloomberg. Esta misma posibilidad de insolvencia y en el mismo plazo se encontraba en el 43% en julio de 2012, mientras que, el pasado mes, se situaba en el 19%, lo que representa, a juicio de la entidad ligada a la Universidad Complutense de Madrid, una mejora notable de las expectativas económicas y financieras sobre el país.

Sin embargo, esta mejora “no se refleja tanto en la prima de riesgo”, puntualiza Roberto Knop, responsable del Área de Riesgos de Tesorería de Banesto y profesor del IEB (en la imagen), quien cree que estos derivados de crédito son “el mejor y más auténtico indicador de la prima de riesgo”, tanto para países soberanos como para empresas privadas. En palabras de S&P y Moody’s en el Congreso Americano, “los ratings son sólo opiniones”, cita que, según Knop, justifica la comercialización de CDS y su uso como indicador de riesgo frente al usado por las principales agencias calificadoras. “No me extraña que el Gobierno americano denuncie ahora a S&P”, reconoce el profesor del IEB.

Actualmente, el volumen de CDS totales negociados en mercado alcanza los 25 billones de dólares (unos 18,45 billones de euros, aproximadamente). No obstante, esta cifra queda lejos de la alcanzada entre los años 2007 y 2008, momento en el que se iniciaba la actual crisis económica y financiera -debida en su origen, en parte, a este tipo de derivados y otros similares-, donde este mercado superaba los 60 billones de dólares.

“Los CDS no son opiniones”, en referencia a los ratings emitidos por las agencias calificadoras, “sino algo que se puede operar en mercado”, explica Lucas Muñoz, director en Banesto y responsable del equipo de Structured Finance, además de docente en el IEB. Muñoz considera que el mercado de CDS es “más rápido a la hora de anticipar tendencias o posibles eventos de crédito” como impagos, quiebras o reestructuraciones, que detrás de estos derivados “hay más compromiso” y que “es un mercado muy líquido que se va a autorregular, por lo que resulta difícil sesgarlo”.

Dudas sobre la especulación de los CDS

En estos momentos, el saldo neto de CDS soberanos europeos pone a Italia en la cabeza de adquiridos, mientras que Francia, Alemania, España, Reino Unido y Turquía le siguen en segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto lugar, respectivamente. Para algunos expertos, resulta curioso que Alemania se sitúe por delante de España, lo que equivaldría a decir que, según la propia lógica de los CDS, el país germano albergaría un mayor riesgo de default.

Sin embargo, desde el IEB justifican esta propensión en “la prudencia y los precios atractivos”, no en el riesgo de impago real, es decir, una tendencia ligada no a la quiebra de un país, sino a la posibilidad de obtener un aumento en las plusvalías del derivado al aumentar las tensiones en los mercados.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído