El reto en 2020 es saber elegir


TRIBUNA de Thomas Rutz, Dorothea Fröhlich y Dimitrios Nteventzis, gestores de los fondos MainFirst Emerging Markets Corporate Bond, Mainfirst AM. Comentario patrocinado por Mainfirst AM.

Determinar la asignación correcta de los activos es uno de los mayores desafíos para los inversores en 2020. Con los rendimientos de los bonos de los mercados desarrollados cerca de mínimos históricos, los inversores deberían mirar más allá de sus propios límites en busca de rendimientos atractivos para satisfacer sus necesidades. El año pasado, los bonos corporativos de los mercados emergentes se beneficiaron de la tendencia mundial a la baja de los tipos de interés, así como de las buenas condiciones económicas. No obstante, esta clase de activos tiene más potencial para ofrecer rendimientos aceptables, como un componente adicional en una cartera diversificada.

Sin embargo, la crisis del coronavirus es el tema que domina los mercados en estos momentos y determina el sentimiento de riesgo de muchos inversores. No obstante, una vez que el virus se haya controlado, las tendencias macroeconómicas a largo plazo deberían volver al centro de atención. El panorama general sigue exigiendo inversiones cuidadosamente seleccionadas en los mercados emergentes. Estos han experimentado profundos cambios en las últimas décadas, impulsados por acontecimientos como las tendencias demográficas y el aumento del consumo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que el crecimiento de los mercados emergentes se recupere este año y que los países industrializados queden por detrás. Las condiciones de financiación más favorables resultantes de una política monetaria flexible en muchos mercados emergentes deberían tener un efecto cada vez más positivo en las perspectivas de crecimiento y en los beneficios empresariales.

A diferencia de la mayoría de los países industrializados, los mercados emergentes también se encuentran en una posición más cómoda para poder seguir reduciendo los tipos de interés en caso de desaceleración económica. Este escenario es viable siempre y cuando las principales regiones del mundo no experimenten una desaceleración a largo plazo, en cuyo caso es muy probable que los mercados emergentes también sufran.

Esta evolución también se refleja en el espectro cada vez más amplio de la clase de subactivos de bonos corporativos de mercados emergentes. Este universo ha crecido rápidamente en los últimos años. Hay varias razones que lo sustentan. Por ejemplo, hasta ahora las tasas de impago de los bonos corporativos de mercados emergentes han sido más bajas, en promedio, que las de los de países desarrollados. Este es un aspecto que a menudo se subestima durante la asignación de la cartera.

Dentro de este universo más amplio de empresas de mercados emergentes, también vale la pena examinar más de cerca los títulos de deuda de alto rendimiento (HY), ya que en esta gama de calificación crediticia más baja se dispone de un diferencial relativamente atractivo. A veces se prevé aquí una tasa de impago mucho más alta de lo que posiblemente se espere para 2020. Como resultado, hay una serie de empresas que siguen estando favorablemente valoradas en los niveles actuales. Los bonos corporativos de alto rendimiento de los mercados emergentes pueden ser, por lo tanto, una buena fuente de rentabilidad, por un lado, y un instrumento de diversificación ideal para el conjunto de la cartera, por otro.

Es importante encontrar empresas bien posicionadas a precios atractivos que puedan aumentar su valor a largo plazo gracias a los motores de crecimiento y que sean capaces de competir con sus homólogas. A este respecto, un enfoque de asignación activa aplicando una perspectiva top-down and a bottom-up está a la orden del día.

El MainFirst Emerging Markets Corporate Bond Fund Balanced es un fondo de bonos corporativos que, de acuerdo con su filosofía de valor, se centra en empresas infravaloradas en mercados emergentes con el correspondiente potencial de rendimiento. El objetivo es lograr un crecimiento del capital a largo plazo con un nivel similar de riesgo general y superar sistemáticamente el índice de referencia. La calificación media es BB. Las 10 primeras posiciones representaban casi una cuarta parte de los activos a la fecha de presentación de informes del 31 de enero, y están ampliamente diversificadas tanto a nivel regional como sectorial.

Profesionales
Empresas

Lo más leído