Tags: Negocio |

El reto de optimizar la liquidez: tres categorías de soluciones de tesorería para tres horizontes de necesidades de cash


TRIBUNA de Estelle Honthaas, gestora de carteras–soluciones a corto plazo, y Nathalie Coffre, responsable de soluciones a corto plazo, renta fija y crédito, de Amundi. Comentario patrocinado por Amundi AM.

Las políticas monetarias acomodaticias establecidas por los principales bancos centrales han llevado los tipos de interés a mínimos históricos. De este modo, el cash se ha convertido en una clase de activo cada vez más cara, que requiere optimización. La segmentación del horizonte temporal de las necesidades de tesorería debería permitir a los inversores gestionar su riesgo y optimizar sus rendimientos. Amundi ofrece una gama de fondos dedicados a la gestión activa del cash, con el fin de abordar las diferentes necesidades y restricciones para colocar el exceso de efectivo en USD, EUR y GBP.  

Así, cabe distinguir: el efectivo diario, que está destinado a apoyar las operaciones diarias, es la categoría más importante para financiar la actividad diaria; el cash operativo, para gastos de funcionamiento, se dedica a financiar las actividades clave a corto plazo, como compras, o a proporcionar un respaldo para el efectivo diario y suele permanecer invertido en un plazo de 6 a 12 meses; y en tercer lugar, el efectivo estratégico, proporciona financiación a largo plazo y suele ser estable y a menudo permanente.

  • Las necesidades diarias de efectivo se cubren con fondos del mercado monetario. Esta clase de activos ofrece instrumentos financieros líquidos, seguros y flexibles con baja volatilidad. Elevado nivel de liquidez; pues los fondos del mercado monetario pueden ser comprados o vendidos sin comisión o preaviso con liquidez el mismo día. Seguridad, pues los fondos del mercado monetario operan en un entorno extremadamente regulado (por la Comisión Europea, reguladores locales, IMMFA, AEVM, ESMA, OICVM y las agencias de calificación determinan las restricciones y directrices para garantizar la máxima seguridad para el inversor). Negociables el mismo día, los fondos del mercado monetario pueden ofrecer un alto grado de flexibilidad a los tesoreros para ajustar su saldo de forma rápida y precisa. Además, para facilitar el proceso de ejecución de órdenes, los fondos están disponibles en diferentes plataformas de negociación, lo que limita el riesgo de negociación. El objetivo de los fondos del mercado monetario es batir los tipos del mercado monetario y dentro de la gama de Amundi cabe mencionar Amundi 3 M y Amundi 3-6 M como soluciones atractivas en el contexto actual.
  • ​El efectivo operativo se optimiza mejor gracias a los fondos de bonos de tesorería mejorada, que proporcionan inversiones líquidas: aunque no proporcionan acceso el mismo día, los fondos de bonos a corto plazo no son menos líquidos que los fondos del mercado monetario. Búsqueda de rendimiento: dedicados a un cash más estable, los fondos de tesorería mejorados pueden invertir en vencimientos más largos que los fondos del mercado monetario, aprovechando así unos yields más altos. Gestión activa: la implementación de estrategias tanto a nivel macro (top-down para determinar la exposición a tipos de interés, posicionamiento en la curva y exposición a riesgo de crédito) como a nivel micro (bottom-up para la selección de valores) se apoya en fuertes recursos internos. Volatilidad controlada: aunque su volatilidad es superior a la de los fondos del mercado monetario, sigue siendo muy baja y controlada. Una selección de valores exhaustiva y eficaz, realizada en colaboración con los analistas de crédito, tiene como objetivo la preservación del capital en el horizonte de inversión recomendado. Teniendo en cuenta el horizonte de inversión de los clientes, proponemos dos soluciones: Amundi 6 M y Amundi 12 M, que buscan batir a los fondos del mercado monetario a 6 y 12 meses respectivamente.
  • El cash estratégico está diseñado para ofrecer una rentabilidad atractiva a largo plazo, en cualquier circunstancia del mercado. Ello permite un enfoque con menos restricciones adaptado a los mercados inciertos buscando rendimientos absolutos positivos a lo largo del ciclo de mercado, basándonos en una explotación sistemática de todas las oportunidades en el mercado de renta fija y manteniendo al mismo tiempo un bajo nivel de volatilidad. Así, el universo es más amplio y diversificado: la selección de valores es oportunista y hace uso de arbitrajes tácticos; y todo ello con una volatilidad limitada; como en nuestro fondo Amundi Star 1.

En conclusión, todas estas soluciones están diseñadas para ayudar a los inversores a lograr la preservación del capital en un horizonte de inversión recomendado. Presentan un perfil de baja volatilidad, buena calidad crediticia y una fuerte diversificación.


Dirigido a inversores profesionales. Documento informativo, no asesoramiento ni recomendación. Fondos sin garantía de rentabilidad ni de capital, registrados en CNVM:  Amundi 3 M nº 1134, Amundi 3-6 M nº 1343; Amundi 6 M nº XX; Amundi 12 M nº 1290 y Amundi Star 1 nº 1865. Consulte Folleto y DFI. Rentabilidades pasadas no garantizan ni son indicativas de resultados futuros.

 

Profesionales
Empresas