El reloj de la inversión de Fidelity se transforma


Estamos ante una economía mundial de dos velocidades en la que EE.UU. se encuentra en mucha mejor forma que el resto. Las divergencias regionales se han materializado en una fase de fortaleza del dólar, debilidad de las materias primas y fuertes correcciones en las bolsas. ¿Qué han hecho en Fidelity Worldwide Investment en este entorno? “Hemos aprovechado la debilidad de los mercados y el pesimismo de los inversores para reforzar nuestras posiciones en renta variable. El crecimiento estadounidense sigue fuerte y el abaratamiento de la gasolina será otro factor positivo para el consumo”, asegura Trevor Greetham, director de Asignación de activos.

Según explica el experto, las perspectivas de crecimiento siguen siendo positivas, pero la recuperación ha comenzado a ser dispar y desigual. “El crecimiento estadounidense mantiene su fortaleza y el paro sigue descendiendo. Fuera de EE.UU, la actividad de la zona euro da síntomas de atonía, China sigue desacelerándose y Japón sufriendo los efectos secundarios de la subida de impuestos”. En lo que respecta a la inflación, la hoja de ruta sigue apuntando a una inflación a la baja. “La debilidad del crecimiento económico fuera de EE.UU., el exceso de capacidad y el incremento de la oferta energética siguen tirando a la baja de los precios de las materias primas”.

En este entorno, el reloj de la inversión de Fidelity, que ha cambiado su aspecto circular por una tabla que ofrece información mucho más precisa, muestra un posicionamiento favorable a la renta variable. “Este mes hemos vuelto a elevar la asignación a acciones para aprovechar el sentimiento de pesimismo y la volatilidad del mercado en un contexto de recuperación económica sostenida, mientras que estamos moderadamente infraponderados en deuda pública por las expectativas de pobres rentabilidades a medida que los bancos centrales vayan normalizando sus políticas monetarias: la ausencia de inflación hace que las subidas de tipos no sean inminentes”. También infraponderan materias primas por la combinación de crecimiento más lento en China, fortaleza del dólar y exceso de capacidad.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído