El reloj de Fidelity está aún en estagflación, pero anticipa un miniciclo alcista


El reloj de la inversión de Fidelity sigue apuntando a la estagflación, pero el escenario de crecimiento global está mejorando y el reloj indica que podrían estar asentándose las bases para un nuevo “miniciclo” alcista que podría estar ya tomando forma. Es la lectura para enero de 2011 de Trevor Greetham, director de asignación de activos de Fidelity que elabora el reloj de la inversión.

Así, los escenarios más probables para 2011 son el de desacoplamiento (similar al de 2007/2008), con unas economías desarrolladas débiles y con una gran cantidad de liquidez o el de una recuperación fuerte y sincronizada con las economías en desarrollo. Ambos escenarios apoyarían la subida de las materias primas. Por ello, en su asset allocation, Fidelity ha añadido posiciones a la sobreponderación que ya tenía en estos recursos en sus fondos multiactivo, un movimiento que, en conjunto, ha llevado a los fondos a una posición neutral en cuanto al riesgo por primera vez desde mayo de 2010.

Sin embargo, este segundo escenario de recuperación sincronizada favorecería a Latinoamérica, con sus exportaciones de commodities y divisas flotantes, sobre China e India, donde es probable que se necesitarían más agresivas políticas monetarias restrictivas. Por ello, en la gestora han incrementado su exposición a renta variable latinoamericana a expensas del Asia emergente, si bien el escenario sigue aconsejando infraponderar las bolsas. Por sectores, se prefiere los sectores industriales al financiero.

Por el contrario, Greetham sigue ligeramente sobreponderado en bonos, si bien los gubernamentales han sido reducidos hasta “neutral”. También sobrepondera los activos inmobiliarios.

Eso sí, habrá más episodios relacionados con el estrés de la deuda de los países de la zona euro en los próximos meses, pero podría suponer una oportunidad de compra, especialmente si la salida consiste en facilidades dadas por el Banco Central Europeo. De hecho, según Greetham, “si las economías desarrolladas siguen subiendo, como parece probable, podríamos encontrarnos en un escenario de sobrecalentamiento en seis meses”, apostilla.

 

 

Empresas