¿El punto medio? Royce & Associates apuesta por las “smid-caps”


Una alternativa interesante a la típica combinación de compañías de pequeña capitalización y grandes firmas se encuentra en algún punto intermedio, en una zona a menudo poco apreciada del mercado de renta variable, según la tesis de la gestora especialista en firmas de pequeña y mediana capitalización de Royce & Associates, boutique de Legg Mason. “Pensamos que las firmas "smid-cap"s (es decir, cuya capitalización está en el universo de entre las pequeñas y las medianas) combina muchos de los atributos atractivos de rentabilidad del segmento de las pequeñas compañías con las características de liquidez y estabilidad de negocio asociadas tradicionalmente con las mayores firmas internacionales”, comentan desde la gestora.

 

 

Así, la gestora ve con gran interés que, mientras las compañías de pequeña capitalización se han instaurado ya como una clase de activo en sí mismo, las firmas que cotizan cerca de la periferia se han visto casi huérfanas de inversores, y por tando es ahí donde residen las oportunidades. “De hecho, un debate interno entre nuestros gestores siempre ha venido girando en torno a la mejor forma de tratar el legado de información y experiencia desarrollado por aquellos negocios que se han alejado o situado fuera de nuestros parámetros de capitalización tradicionales, esto es, por encima de los 2.500 millones de dólares de capitalización” comentan.

Por eso, creen que las carteras de “smid-caps” representan una extención lógica de sus capacidades de análisis en el universo de firmas de tamaño pequeño y mediano, permitiéndoles seguir usando su conocimiento en la medida que las compañías que conocen bien se mueven continuamente de forma alcista y bajista en su espectro de capitalización.

Toda una clase emergente de activo

Con todo, la definición y el estudio de las compañías “smid-cap” no es aún una ciencia precisa ni exacta. La mayoría de los inversores miden sus rentabilidad frente a la del índice Russell 2500, formado por todos los miembros del Russell 2000 -el benchmark de pequeñas firmas más aceptado globalmente- y las 500 firmas menores del Russell Midcap Index y que ofrece una justa representación del universo de pequeñas firmas y medianas que forman el segmento de “smid-cap”. Según la gestora, examinar sus características de rentabilidad a lo largo del tiempo da una idea calara de la oportunidad que ofrece el espacio “smid-cap”.

Así, desde el lanzamiento de esos dos índices en 1979 hasta finales de año pasado, el Russell 2500 ha batido al Russell 2000 y con menos volatilidad, pues las firmas medianas contribuyeron a reducir los riesgos. “Pensamos que los altos retornos combinados con una desviación estándar más baja contribuye a formar a un atractivo perfil agregado de rentabilidad-riesgo”, comentan en Royce.

La creciente aceptación de este tipo de valores como una parte permanente de la cartera de los inversores, combinada con la tradicional asignación de activos dominante hacia las large-caps, ha creado, dice la gestora, una gran oportunidad de inversión que yacen en medio. “Los gestores de smid-cap tienen un universo de selección mayor, con fuertes características históricas de rentabilidad, una menor volatilidad y una mejor liquidez que las pequeñas firmas, a la vez que cuenta con mejores recursos financieros y mayor estabilidad”, apostillan desde Royce.

Los especialistas en compañías de pequeña y mediana capitalización Royce & Associates, se enfocan en una de las áreas menos entendidas del universo de renta variable estadounidense, el mercado de capitalización más moderada.

Empresas

Lo más leído