El punto de inflexión de Miguel Jiménez en el décimo aniversario del Renta 4 Pegasus


Uno de los fondos bandera de Renta 4 Gestora cumple su décimo aniversario. El Renta 4 Pegasus, con más de 430 millones de euros de patrimonio, la calificación de Consistentes Funds People y gestionado por Miguel Jiménez, encara el próximo año y el medio plazo con un nuevo reto por delante: asentar entre sus inversores la idea de que los tiempos de una rentabilidad alta con poco riesgo se han acabado.

Según Jiménez, “ahora hay que hablar de preservación de capital en sentido estricto”. En una presentación reciente del gestor, este reconoció que “estamos en la mayor posición de cautela de los últimos diez años” y que “hay que asumir que la cartera no está preparada para dar un 4%”, niveles en los que se ha movido hasta ahora. Según Morningstar, su rentabilidad anualizada a diez años es del 4,2%.

A su juicio, el rendimiento esperado del fondo durante los próximos 12 meses debería situarse, en condiciones normales, entre el 1,5% y el 2%. No obstante, eso no significa que el fondo no pueda tener un mejor comportamiento. Episodios como la inestabilidad en Cataluña podrían ser aprovechados por el gestor si el mercado sobrerreacciona y pone a tiro buenos activos con los que conseguir un extra de rentabilidad para el fondo.

Por ejemplo, a través de valores como Ferrovial, Gas Natural o Red Eléctrica de España, con negocios muy diversificados geográficamente y nada dependientes de Cataluña pero que, desde plazas financieras como Nueva York, Londres o Singapur, podrían ser vendidos en masa por los agentes del mercado por reducir temporalmente el riesgo España. “Vemos poca probabilidad de que Cataluña sea independiente, pero si hay caídas de mercado del entorno del 20% como en el Brexit o, incluso, inferiores a ese nivel, aprovecharíamos nuestra alta liquidez para comprar”, adelanta.

Pero, dejando a un lado esta hipótesis, el fondo hoy día se mueve en un terreno más conservador que nunca si cabe. “Ahora, con muy pocos activos donde escoger estamos sacando bastante [rendimiento], sin exposición casi a bolsa”, señala. De hecho, la exposición neta al parqué se sitúa en la actualidad en el negativo 1,8%, mientras que la cartera de renta fija representa el 45% del patrimonio.

La volatilidad, ¿de vuelta?

Dentro de su estrategia de inversión, Jiménez cuenta con que el mercado podría estar en la última parte del ciclo alcista, con menor rentabilidad y mayor volatilidad. El S&P 500 marca la referencia. Desde su mínimo en 2009, el índice americano suma nueve años subiendo. “Nunca un ciclo ha durado tanto. De hecho”, recuerda el gestor de Renta 4, “sólo una vez en los últimos 100 años ha habido un ciclo alcista más largo”.

Respecto a la volatilidad, en niveles extraordinariamente bajos, considera que si ésta no ha subido más es porque hay mucha liquidez por parte de los bancos centrales. Pero el responsable del R4 Pegasus espera episodios de volatilidad: alrededor del 2,5% en el medio plazo con repuntes temporales superiores al 5%. Para que aumente la volatilidad, habría de producirse un cambio de escenario, el cual podría surgir debido a varias causas, ninguna de ellas, no obstante, previstas en lo que resta de ejercicio: un retroceso económico en Estados Unidos, un repunte importante de la inflación, un resultado incierto en las próximas elecciones italianas con el Estado del bienestar sin reestructurar o también una fuerte desaceleración en China, debido a su gran tamaño y su influencia global.

Tácticamente, el fondo ha sido casi un monetario dinámico en los últimos meses, pero podría no serlo así en el futuro. “El tener un 60% en activos monetarios es una estrategia temporal, pero no siempre será así”, adelanta Jiménez, en consonancia con su máxima: flexibilidad en la gestión y no siempre estar invertido en el mismo nivel de riesgo.

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído