“El problema en España es la deuda del sector financiero”


Henning Gebhart es el responsable de renta variable europea de DWS Investments y gestor de renta variable alemana y de pequeñas y medianas compañías europeas de la entidad. Acudió a Madrid para participar en las III Jornadas de Inversión Latinoamericanas organizadas por Allfunds Bank.

Gebhart considera que la renta variable europea, y en particular la alemana, cotiza con valoraciones atractivas y destaca la necesidad de que se resuelvan de manera rápida los problemas de los países periféricos.

Pregunta: ¿Cuál es la situación de Grecia, Portugal y España?

Respuesta: Para empezar son economías con tamaños muy diferentes. En Grecia la deuda es mucho más alta y los problemas estructurales mayores. Si hacemos memoria, recordaremos que este país ya tuvo serios problemas para entrar en la UE. El país ha seguido deteriorándose a pesar de las ayudas y su déficit público y por cuenta corriente han seguido aumentando. En Portugal la situación es similar, pero no tan profunda como en el país heleno.

España es un caso totalmente diferente. Sus fortalezas son mayores. Hay tener en cuenta que Grecia, Portugal e Irlanda tienen en su conjunto un tamaño similar a alguno de los estados de Alemania. El problema es el posible contagio. Si España o Italia se vieran contagiadas por la pérdida de confianza el problema sería muy grande. Por eso es tan importante ahora arreglar los problemas de los países pequeños y asegurar la confianza en el euro.

P.: España ha iniciado reformas que esperemos den resultados. En todo caso ¿es un país ‘Too Big To Fail’ (demasiado grande para quebrar) y al mismo tiempo demasiado grande para ser recatado?

R.: Sería mucho más difícil hacerlo. Es una economía muy grande. Tiene un sector bancario enorme, mayor que el de muchos países en Europa. Y ese es en definitiva el problema. No el tamaño de la deuda pública, sino la gran cantidad de deuda bancaria. Por eso es importante frenar el posible contagio de los pequeños países. Si miramos a los diferenciales de deuda advertimos una vuelta a la confianza en España. Advertimos cierta estabilización económica. Alemania ha pasado por eso. Durante 10 años apenas tuvimos creciemiento económico.

P.: ¿Alemania es la mejor oportunidad para los próximos años en renta variable?

R.: Si miras al mercado alemán verás que ha pasado de ser un mercado infravalorado durante años a cotizar con cierta prima actualmente. Creo que el posicionamiento de muchas corporaciones alemanas ha sorprendido a mucha gente. Sus ingresos crecen y lo hacen sus beneficios, muy dependientes del sector exterior. Y algunos de los países periféricos de Alemania han tenido un comportamiento igualmente excelente. Los países nórdicos y Holanda son buenos ejemplos.

P.: ¿Cómo afecta la cotización del euro-dólar a una economía netamente exportadora como la alemana?

R.: La valoración correcta del euro-dólar se encuentra en torno a 1,40. En realidad la variación de la divisa tiene menos incidencia de la que se piensa en las ganancias de las empresas alemanas. Las compañías están acostumbradas a gestionar la divisa.

P.: ¿Cuáles son sus sectores favoritos en la bolsa alemana?

R.: Evidentemente tienes que fijarte en compañías ligadas al ciclo económico o que sean exportadoras. Hay numerosas empresas en el sector de la automoción, químico e industrial con una reputación fabulosa y muy bien conectadas en el mundo. Se trata de compañías muy enfocadas a los mercados emergentes. Un sector a evitar son los servicios públicos, debido al debate sobre las nucleares.

P.: ¿Qué oportunidades ve en España?

R.: Nos fijamos mucho en compañías pequeñas y que tengan un enfoque exterior. Sol Meliá es un ejemplo. Pensamos que puede verse muy beneficiada por los problemas de turismo de los países árabes. Las compañías que estén enfocadas en el mercado interior tendrán sin dudad un comportamiento pobre.

P.: ¿Cuál es su valoración de la bolsa europea? 

R.: Claramente se encuentra por debajo de sus ratios históricos de valoración. Con un dividendo del 4% y un PER de 10 veces, me parece una oportunidad de inversión. A la hora de buscar un refugio contra la inflación, las acciones son idóneas. En 2012 veremos nuevos récords en ganancias, lo que justifica sobradamente los precios actuales a los que cotizan las compañías europeas.

 

Noticias relacionadas

Lo más leído