“El precio del crédito soberano aún no refleja las amenazas a las que se enfrenta la Eurozona”


Aunque las oportunidades de inversión pueden surgir en momentos como los actuales, en los que la la euforia de los inversores provoca una sobrerreacción de los mercados después de la confusión vivida en el segundo semestre de 2011, “resulta crucial que las decisiones se tomen siempre respecto a una cierta distancia de lo que supone el sentimiento del inversor”, lo que permitiría evaluar de una manera más objetiva el precio al que cotizan las diferentes clases de activos. 

 

Esta es la norma que, según Dave Fishwick, director de inversión macro y de renta variable de M&G Investments, debe regir en un proceso de asignación de activos, sobre todo en un momento en el que “determinados activos de riesgo cotizan en niveles atractivos mientras que muchos bonos gubernamentales a corto plazo han dejado de ser considerados buenas oportunidades”. Tan es así que, en su opinión, el precio del crédito soberano “aún no refleja las verdaderas amenazas que enfrenta la Eurozona”, una situación que “hace vulnerable a su moneda tanto cíclica como estructuralmente”. 

 

A su juicio, “los periodos de prueba en los mercados parecen haber abierto nuevas oportunidades para los inversores con una vocación de largo plazo”, en tanto que “los fundamentales de fuera de Europa parece más favorables que lo que sugieren los precios de los activos”. En el caso de algunos mercados de renta variable, como el chino o el coreano, “las valoraciones son extremadamente atractivas”. Lo mismo ocurre –indica Fishwick- en Estados Unidos, donde tanto su bolsa como sus bonos parten de niveles de valoración que reflejan una visión muy pesimista sobre su economía. 

 

Puede consultar el informe completo de Dave Fishwick descargándose el siguiente archivo:

Noticias relacionadas

Lo más leído