El por qué de las cosas


En mi trabajo diario me encuentro en innumerables ocasiones ante la tesitura de tener que responder a una diversa amalgama de preguntas que pueden llegar a poner a más de uno en un aprieto si no se tienen claros ciertos conceptos. Por ello generalmente suele ser muy apropiado explicar algo con un ejemplo. Es la manera más básica y sencilla de que se entiendan las cosas.

La divisa de por sí suele llevar a confusión, por aquello de que el tipo de cambio se expone por pares de divisas, apreciación, depreciación etc... Hace unos días explicaba a un buen amigo que la economía real, la que se toca y se percibe, no la manejan los políticos, la manejan los mercados y eso poca gente lo sabe. Los políticos realmente tienden a tomar decisiones en el tiempo y la forma que la batuta de los mercados marcan, cambios de rating, tensiones en la prima de riesgo, etc... Mi amigo, tozudo de por sí, sólo repetía que para “jugar” a la bolsa iba al casino.

Dejando a un lado agravios comparativos le expuse un claro ejemplo real y creo que por fin vio la luz. Imaginémonos a Manuel, director financiero de una empresa de aceros que importa carbón como materia prima para producir. Manuel desde su despacho en Asturias, verá como una decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos a 5799 km de distancia puede alterar su balance. Si Bernanke desde la FED anuncia una retirada de estímulos, supeditado a que la economía Americana vaya bien, se dejarían de imprimir dólares y en el mercado, a consecuencia, habría menos de éstos. Al igual que sucedió en su día con el mercado de angulas, si hay pocas y el consumidor las demanda, su precio sube porque tenemos escasez de oferta y exceso de demanda. Lo mismo sucede con los dólares. Ley de oferta y demanda.

Al subir el precio del dólar (apreciación) el euro cae (depreciación) y por tanto el tipo de cambio €/$ baja. Podríamos pasar de 1,30 €/$ a 1,25 €/$.  Mi amigo sigue con cara de póker y me pregunta ¿Y qué tiene que ver esto con el carbón? Tiene que ver con que Manuel, importa carbón térmico Australiano a 93.44$ / tonelada y si el dólar se hace más fuerte y se aprecia, Manuel pagará más al cambio por importar ese carbón y por tanto le saldrá más caro producir acero. El precio de su materia prima referenciada en dólares, le obligará a subir los precios para ganar lo mismo o asumir un menor margen de venta. Simplificándolo mucho, pagará más por lo mismo.

Con esto, queda claro que los mercados mueven el mundo y la economía real de la calle. Si una economía cuenta con un turbulento mercado donde los grandes fondos y bancos, las “manos fuertes” como dice el bueno de Cárpatos, se encargan de manejar entre bambalinas la fiesta bursátil, podrían sucederse graves consecuencias para el ciudadano de a pie.

 Esto que está al margen de las noticias y los diarios por su “complejidad” para entenderlo, es lo que gran parte de la población desconoce.

 

 

A partir de hoy, estoy seguro que mi amigo leerá las noticias económicas con algo más de énfasis y análisis. Lo cual no quiere decir que lo entienda sin la ayuda de un buen profesional que gestione su patrimonio y le explique el por qué de las cosas.

 

Lo más leído