"El PIB y el índice de confianza no son buenos para conocer el desarrollo de una economía"


Los indicadores macroeconómicos son utilizados de manera habitual por empresas, gobiernos y analistas económicos de instituciones financieras como ayuda para entender mejor las condiciones empresariales. Saber analizar los datos resulta indispensable para conocer cuál es el rumbo que sigue una determinada economía. En el caso de Estados Unidos, el inversor está acostumbrado a recibir semanalmente un sinfín de cifras que le ayudan a conocer el estado de salud en el que se encuentra la primera economía del mundo. Pero… ¿cuál es la importancia que se le debe dar a dichos datos?

Según Russ Koesterich, director de Inversiones de iShares, “los indicadores macroeconómicos más populares no son necesariamente los mejores para conocer el desarrollo de una economía”. En un artículo publicado en su blog, este experto señala que algunos de ellos están sobrevalorados, mientras que otros que en su opinión tienen una mayor interés se les quita importancia. Entre los indicadores macroeconómicos que Koesterich considera que se les da una excesiva relevancia, cita el dato del PIB, del que dice “se trata de una retrospectiva que no sirve para anticipar el comportamiento futuro y que, además, está sujeto a revisiones que pueden diferir sustancialmente respecto a las estimaciones iniciales”.

Otros índices que, de acuerdo con el director de Inversiones de iShares, están sobrevalorados son el índice de confianza del consumidor (indicador que según el experto es muy volátil y, por lo tanto, poco fiable para medir la actividad económica) y el de pedidos de bienes duraderos, “ que presenta una baja correlación con el PIB futuro, haciendo de éste un pobre indicador para predecir el crecimiento económico”. Sin embargo, existen datos que según Koesterich pueden servir de mucha más utilidad y que el inversor tiende a infravalorar. ¿Cuáles serían?

El experto cita dos. El primero, el índice de la Fed de Chicago, del que dice es un buen medidor de la actividad económica y que, además, muestra una alta correlación con el PIB estadounidense, tanto en lo que respecta al crecimiento económico actual como al futuro. El segundo indicador que Koesterich considera se le debe prestar más atención es el índice de gestión de compras (PMI), un dato que a juicio del responsable de Inversiones de iShares resulta “muy estable y que, al mismo tiempo, suele servir como un buen termómetro que se adelanta al comportamiento futuro de la economía de Estados Unidos”.
 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído