Tags: Latam |

El PIB de Latinoamérica podría alcanzar el 4,3% en 2013, según Santander AM


El experto explica que la favorable demografía de la región, el aumento de la inversión, la competitividad y el desarrollo económico debería permitir a la región incrementar su PIB potencial en torno a un 1-1,5 puntos porcentuales respecto del actual 4-4,5% durante los próximos 10 años, informa Business News Americas.

Cuervo destaca la situación de Brasil y México. Mientras que para el primero apunta que ha perdido competitividad al centrar su crecimiento económico de los últimos años en el aumento de la demanda, en el caso de México considera que tiene una gran oportunidad por delante. Para Cuervo, si el gobierno de Enrique Peña Nieto lleva a cabo las reformas necesarias en los sectores energéticos, fiscal y laboral, podría impulsar el PIB potencial del país del 3% al 5%.

Sin embargo, es Colombia el país latinoamericano que cuenta con el mayor potencial de crecimiento, según el experto. Apunta a un PIB potencial de 6-6,5% con respecto al 4-4,5% actual, principalmente debido a la significativa reducción de la violencia y la fuerte inversión esperada en el sector de los recursos naturales. Sin olvidar el tratado de libre comercio que firmó con EE.UU. y que entró en vigor en mayo.

Brasil con una luz mucho más tenue

Aunque Brasil ha emergido en los últimos años como una nueva superpotencia económica en el escenario mundial, en los últimos años ha perdido mucho de su brillo. De hecho, es la economía que registra la mayor desaceleración económica de los BRIC. Los expertos se preguntan si los recortes de impuestos y la inversión en infraestructuras serán capaces de impulsar el crecimiento económico del país.

La mayor economía de Latinoamérica mostró una gran resistencia durante la crisis económica mundial que se inició en 2008, con una leve contracción de 0,3% en el PIB en 2009. Al año siguiente, su economía repuntó hasta alcanzar 7,5%, un ritmo económico similar al de China entonces. Sin embargo, en el último año y medio su evolución económica ha sido decepcionante. En 2011, la tasa de crecimiento se desaceleró bruscamente a 2,7%, mientras que este año las estimaciones apuntan a un crecimiento del PIB que van del 1,7% al 2,5%. Esto contrasta con las expectativas iniciales del Gobierno, que consideraba al 2012 como el año del resurgimineto para la economía brasileña con un crecimiento esperado del 4% al 4,5%.

Sin embargo, la realidad mostró un rostro muy distinto. El pobre desempeño en el primer semestre de 2012 del sector de la industria y las exportaciones del país, así como los bajos niveles de inversión interna, han acabo con esas expectativas.