El peligro de confundirse enormemente con los datos de flujos de fondos


Durante los últimos meses hemos estado analizando los datos de distintos mercados europeos y uno mismo se sorprende al ver como en la mayoría de los casos los datos de flujos de fondos difieren de la realidad del propio mercado. Estos, en sí mismos, no nos dicen nada sobre las ventas, tendencias de mercado o naturaleza de los inversores en la mayoría de países.

Es habitual encontrarnos en la mayoría de los mercados con uno, dos o incluso tres distribuidores dominantes, los cuales pueden distorsionar la verdadera realidad del mercado, si estos deciden realizar una campaña promocional de alguno de los fondos de su propia gestora; o incluso realizando una nueva asignación de activos y favoreciendo una categoría de activo en detrimento de otra.

Un caso reciente es el visto en el primer trimestre de este año en Noruega, donde DNB, uno de los mayores grupos financieros del país, ha conseguido captar con sólo 3 fondos de la categoría “Bonds NOK” la increíble cifra de 8.300 millones de euros (según datos de Lipper). Alejados de la categoría líder, en el top 10 de ventas, nos encontraríamos con la categoría Renta variable global con únicamente 648,7 millones de euros captados en el primer trimestre. Esto es un claro ejemplo de campaña promocional de un jugador principal dentro de un mercado. Otro obvio ejemplo lo encontraríamos en España donde los grandes bancos (ya de sobra conocidos) lideran siempre las estadísticas de captaciones por su amplia red comercial.

Fijándonos ahora en la asignación de activos y sin alejarnos mucho de Noruega, podemos centrar nuestra atención en Suecia, concretamente en una de las mayores gestoras como Nordea, que por si sola gestiona en fondos de fondos aproximadamente unos 17.000 millones. ¿Qué pasaría si decidiesen realizar un cambio táctico en su asignación de activos? Claramente encontraríamos que las estadísticas de mercado en ese período en concreto de re-asignación se verían distorsionadas por dicho movimiento, el cual no tiene porqué reflejar las tendencias reales de los inversores en dicho país o mercado.

Sumado a estos ejemplos también debemos señalar que los datos ofrecidos por las distintas asociaciones, o incluso reguladores en muchas ocasiones, difieren mucho de la realidad del mercado o son, prácticamente, escasas. 

Pongo un simple ejemplo a colación: la asociación italiana Assogestioni, que con datos a cierre de abril indica que el tamaño del mercado italiano es de 1,4 billones de euros, muy por encima de la cifra real del mercado y que puede llevar a equívoco si no se analizan e interpretan los datos correctamente. Estos datos en realidad tienen en cuenta el volumen de fondos de fondos y la administración de carteras tanto retail como institucionales y por ello se estaría incurriendo en una doble contabilidad, de aquí que se deba de analizar cuidadosamente y en detalle todos los datos ofrecidos por las distintas fuentes.

A todos estos ejemplos hay que añadir que ninguna fuente de información incluye datos actualizados de flujos de fondos que incluyan los fondos llamados “transfronterizos” o “internacionales”, principalmente aquellos domiciliados tanto en Luxemburgo como Irlanda y que cada vez tiene mayor relevancia en las estadísticas de todos los mercados europeos.

Los datos de flujos de fondos por sí solos no son siempre inútiles, siempre y cuando se conozcan las claves que hay detrás de ellos y se sepan interpretar.

Y ¿cuál es la mejor forma para interpretar los datos? La mejor forma para interpretar todos los datos que recibimos y obtener conclusiones son las entrevistas/conversaciones con los distintos partícipes de los mercados, desde grandes hasta pequeños y, sobre todo, el propio conocimiento local que uno mismo tiene de ellos.

Noticias relacionadas