El Parlamento Europeo aprueba la primera regulación europea sobre hedge funds


La nueva norma, negociada con el Consejo, establece una serie de obligaciones para los gestores, como un registro europeo y requisitos mínimos de capital e información. Además introduce un pasaporte que permitirá distribuir estos fondos en toda la Unión Europea sin necesidad de adaptarse a las normativas locales de cada país.

Según una nota publicada, la nueva norma, aprobada por 513 votos a favor, 92 en contra y 3 abstenciones, tiene por objetivo controlar la actividad de los gestores de hedge funds y garantizar su transparencia para proteger a los inversores, facilitar la distribución de estos fondos en la UE y fomentar la estabilidad de los mercados financieros. Los hedge funds, los fondos de capital riesgo, los de materias primas y los inmobiliarios, entre otros, estarán cubiertos por esta directiva. Durante el año y medio de negociaciones, las dos prioridades del Parlamento Europeo han sido reforzar la estabilidad económica y mejorar la seguridad de los inversores. Las nuevas normas, que los Estados miembros deberán transponer antes de enero de 2013, obligarán a los gestores a informar a los reguladores de sus actividades y exigirán unos requisitos mínimos de capital para evitar la quiebra de los fondos y reforzar así la protección de los inversores.

También introducirá un registro de gestores a escala europea. La directiva también prevé la creación de un pasaporte que permitirá a los gestores comerciar sus fondos en toda la UE (este mecanismo se ampliará a los gestores de fuera de la UE a partir de 2015). También limita la remuneración de los gestores para evitar riesgos excesivos y dificulta la compra especulativa de empresas con el único objetivo de su venta por partes, una práctica conocida como asset stripping. Ninguna de estas dos medidas estaba incluida en la propuesta de la Comisión y han sido introducidas a iniciativa del Parlamento Europeo. Igualmente, la directiva regula la responsabilidad de los depositarios para que los inversores siempre tengan a quién reclamar las pérdidas de activos financieros.

Los gestores, tanto de dentro como de fuera de la Umión Europea, que cumplan unas condiciones mínimas (normas internacionales en materia tributaria, acuerdos sobre blanqueo de dinero,etc.) obtendrán un "pasaporte" que les permitirá comerciar sus fondos a inversores de toda la Unión, sin tener que solicitar un permiso a cada Estado miembro o adaptarse a las distintas legislaciones nacionales. En el caso de los gestores procedentes de países de fuera de la UE, los pasaportes comenzarán a introducirse en 2015. Hasta entonces, estos gestores tendrán que seguir adaptándose a los sistemas nacionales de los Estados miembros. Durante las negociaciones, el Parlamento Europeo defendió la introducción del pasaporte para los gestores de fuera de la UE frente a varios países de la UE que en un principio se opusieron a la medida.

Normas más estrictas para los fondos de capital riesgo

Tal y como ha exigido la Eurocámara, la directiva dificulta a los gestores de fondos la compra especulativa de empresas con el único objetivo de su venta por partes, una práctica conocida como asset stripping. Esta medida no estaba recogida en la propuesta inicial de la Comisión Europea y varios Estados miembros expresaron su rechazo en las negociaciones. Los eurodiputados también han conseguido reforzar los requisitos de información que los inversores deberán proporcionar a los trabajadores y a sus representantes sobre la estrategia prevista para la empresa.

Lo más leído