El Parlamento europeo acepta el acuerdo de los Veintisiete sobre hedge funds


El Parlamento Europeo ha dado el sí al acuerdo alcanzado la semana pasada por la UE sobre la nueva normativa de los fondos de inversión alternativa que pretende introducir un mayor control sobre los gestores de hedge funds, según recoge ABC.

El acuerdo no introduce cambios de importancia sobre el alcanzado el pasado martes por el Consejo Europeo, del que se hizo eco Funds People, debido a que las demandas de la Comisión negociadora de la Eurocámara han ido debatiéndose durante todo el proceso.

La nueva directiva, que pretende introducir mayor control sobre los hedge funds y cuyo acuerdo se logra tras más de 18 meses de negociaciones, aún deberá ser votada por el pleno de la Eurocámara dentro de dos semanas, el 11 de noviembre, y después refrendada por los ministros de Finanzas de los estados miembros. A partir de entonces, los estados miembros tendrán dos años para incorporar las nuevas reglas a la legislación nacional, según publica Global Pensions.

La nueva normativa tendrá tres consecuencias clave que afectan al pasaporte europeo, la responsabilidad de los depositarios y los activos. En cuanto el primero, la normativa permitirá otorgar a partir de 2013 un pasaporte a los gestores de fondos europeos, de manera que puedan operar en todo el territorio de la UE una vez que hayan logrado la autorización en un solo país. Por su parte, los fondos domiciliados fuera de la UE podrán optar a este pasaporte a partir de 2015, como exigía Londres, sede del 80% de la industria europea de hedge funds. Para lograrlo, los gestores tendrán que cumplir los estándares regulatorios del país en el que se registren y ofrecer acuerdos para compartir información.

Su introducción ha sido posible después de que Francia flexibilizara su postura respecto al pasaporte para terceros, al que se había opuesto por considerar que abriría la puerta a fondos establecidos en paraísos fiscales como las islas Caimán que, al ser un territorio británico, podrían operar sin mayores controles. Francia aceptó a condición de que se otorgaran mayores poderes de supervisión a la futura autoridad europea de supervisión de los mercados (ESMA, según sus siglas en inglés). Entre otras atribuciones, ESMA podrá pedir a las autoridades nacionales que intervengan en un determinado fondo si consideran que está provocando un riesgo.

En cuanto a la responsabilidad de los depositarios, la norma endurece las reglas. Por ejemplo, si un depositario delega legalmente sus deberes a otro, debe proporcionar un contrato que permita al gestor pedir daños contra la entidad última que recibió la delegación. Y por último, en lo referente a los activos, el acuerdo incluye un número de provisiones destinadas a limitar la distribución de capital en los primeros años en que una firma es comprada por un inversor de renta variable privado.

El comisario europeo de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, destacó la importancia del compromiso alcanzado hoy, que permite introducir "transparencia" en un mercado que llega a mover el 50% de las transacciones algunos días y que hasta ahora no contaba con ninguna regulación europea específica.

El eurodiputado popular francés Jean-Paul Gauzès recordó la dificultad de las negociaciones, pues "había intereses nacionales y de los operadores que eran muy importantes", y se felicitó porque, "aunque el texto no sea perfecto, los avances son significativos". Por su parte, la presidenta de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento, Sharon Bowles, añadió: "No creo que la City (centro financiero de Londres) deba estar preocupada". De hecho, la norma podría impulsar el papel de Londres como sede de hedge funds de fuera de la UE.

 

 

Lo más leído