“El panorama para la renta variable europea es desalentador”


“El fuerte rebote en activos de más riesgo ha dejado las valoraciones a niveles elevados”. Esto les ha llevado a Olivier Ginguené, estratega jefe (en la imagen) y Luca Paolini, director de estrategia de Pictet Asset Management, a mantener una posición bajista en renta variable global. Sin embargo, existen oportunidades. Concretamente, en en el mercado nipón. “Japón es la única región con acciones atractivamente valoradas en comparación con los bonos, aunque su atractivo relativo se ha debilitado con el alza de la rentabilidad de los bonos gubernamentales. No obstante, sigue siendo el más atractivo de los mercados desarrollados”, aseguran.

En su último barómetro correspondiente al mes de febrero, los expertos de la gestora suiza reconocen sobreponderar las acciones japonesas, al considerar que están baratas en comparación con sus pares, con una cotización/valor contable de apenas uno y que se pueden aprovechar de la reciente debilidad del yen japonés tras la agresiva política monetaria del Banco de Japón, cuya economía parece dispuesta para la recuperación con el impulso fiscal de Shinzo Abe. “También es el único gran mercado donde los pronósticos de mejoras de beneficios empresariales son más numerosos que los retrocesos, con una muy baja correlación con la renta variable global”, afirman.

Por el contrario, en Pictet AM aseguran que “el panorama de las acciones europeas es desalentador, con altas valoraciones, previsiones de beneficios excesivamente optimistas y un BCE que empieza a reducir el tamaño de su balance”. A ello se añade la fortaleza del euro, que reduce la posibilidad de una recuperación vía exportaciones (la OCDE estima que el crecimiento del PIB de la eurozona se reduce un 0,7% para cada 10% de apreciación de la divisa). “Hemos reducido la exposición a acciones europeas a completa infraponderación”. Por el contrario, en los emergentes, donde los principales indicadores muestran impulso positivo, están listos para aumentar la exposición.

A su juicio, el fuerte rebote entre clases de activos de más riesgo ha dejado las valoraciones a niveles elevados y algunos de los indicadores de sentimiento sugieren que el rally es insostenible en ausencia de una mejora drástica de beneficios empresariales o crecimiento económico. “Los participantes del mercado continúan pasándose de bonos a acciones a un ritmo récord, particularmente a mercados emergentes y un cambio similar se aprecia entre hedge funds. Mientras, los niveles de volatilidad implícita –el coste de las opciones de cobertura contra caídas del mercado– ha llegado a mínimo récord”. En este sentido, las expectativas del mercado respecto a crecimiento se acercan a niveles irreales, particularmente en Estados Unidos. 

Esto es lo que, en términos generales, les lleva a mantener una posición bajista en acciones mundiales, que cotizan a 12,5 veces los beneficios esperados, ajustadas en valor, más respecto a cotización sobre ventas o cotización/beneficios cíclicamente ajustados. Además, el consenso de previsiones de crecimiento de beneficios empresariales en Estados Unidos es del 9%, todavía muy por encima de nuestra estimación de 5%. De hecho, la revisión a la baja de los beneficios continúa siendo característica, paradójicamente en un momento de crecientes expectativas de crecimiento y aumento de beneficios. En Estados Unidos, tanto la rentabilidad por dividendo del índice S&P 500 como la rentabilidad de la deuda del Tesoro a diez años están en 2%”.

Existen más oportunidades en el mercado de bonos

En renta fija, en la gestora siguen viendo valor en deuda de alto rendimiento y de países emergentes. “El aumento de la rentabilidad de los bonos gubernamentales de Estados Unidos y Alemania parece difícil de justificar: las presiones inflacionarias son moderadas, los principales bancos centrales del mundo se han comprometido con los mercados de deuda y el crecimiento económico, aunque en mejora, sigue débil históricamente. Así que hemos aumentado la exposición a variaciones de tipos de interés en estos bonos, al tiempo que hemos reducido exposición al mercado de crédito con grado de inversión, en gran medida por las valoraciones que ofrece”.  

Por el contrario, en Pictet AM siguen viendo valor en deuda de alta rentabilidad y bonos de países emergentes. “El riesgo de impago en high yield sigue bajo en términos históricos y estos emisores continúan exhibiendo alto grado de disciplina financiera, aunque hay que vigilar de cerca los flujos en la clase de activos. Además, somos más optimistas en deuda emergente, especialmente en moneda local, que debe beneficiarse de la apreciación de estas divisas. La política monetaria del mundo desarrollado aumenta el atractivo de divisas de países con deuda de mayor rentabilidad, mientras que el mayor crecimiento del mundo en desarrollo debe ser un imán para los inversores extranjeros”.

Noticias relacionadas

Lo más leído