El oro se convierte en el último superviviente tras la intervención sobre el franco suizo


En su último comentario de mercados, Ole S. Hansen, analista senior de materias primas de Saxo Bank, analiza en un artículo la actual escalada del oro –el único activo que parece estar exento de las intervenciones de los gobiernos- y concluye que, aunque los inversores de corto plazo frenen su escalada ante la toma de beneficios, no lograrán detener la tendencia alcista.

A continuación reproducimos el artículo íntegro:

Hoy el Banco Nacional Suizo ha hecho buenos los persistentes rumores sobre sus planes para fijar el tipo de cambio del franco suizo con respecto al euro, y así frenar la dramática apreciación de su divisa y mitigar el daño que está haciendo a la economía suiza.

El anuncio de un nivel mínimo del EURCHF en 1,2000, no obstante, ha sorprendido a los mercados después de un par de días en los que el franco suizo se había fortalecido de nuevo hacia la cota de los 1,1 euros.

Con un activo refugio literalmente borrado del mapa, los inversores considerarán ahora que el oro es el último superviviente. Esto también significa que la caída hasta 1.862 dólares atrajo rápidamente a nuevos compradores tras el anuncio, que devolvieron el oro a la cota de los 1.915 dólares por onza.

Si todo esto acelerará o no la apreciación de este metal precioso, que va camino de tener su mejor año desde 1979, está por ver. El interés de los inversores ha caído a lo largo del último mes a pesar de que el oro haya alcanzado nuevos máximos: la cuantía total de oro en apuestas en largo a futuro y en ETFs ha caído en 251 toneladas métricas hasta 2.865 toneladas.

Las preocupaciones por más aumentos de margen en los futuros del oro (que podrían forzar a los fondos de inversión a reducir aún más su exposición), combinadas con que algunos vendedores necesitarán compensar sus pérdidas en otras inversiones, podrían también jugar su papel. No obstante, las razones fundamentales tras las alzas de todo este mes siguen ahí.

El oro tiene potencial para alcanzar la cota de 1.970 dólares por onza durante los próximos meses, pero tras la reciente corrección de más de 200 dólares, los inversores a corto plazo se mostrarán más proclives a recoger beneficios más pronto que tarde. Esto podría frenar las actuales alzas, pero no detenerlas.

Noticias relacionadas

Lo más leído