"El oro no reacciona porque los inversionistas no están preocupados por los riesgos del mercado"


En los últimos meses hemos observado un destacable movimiento de recursos de los activos considerados seguros, como el oro, a otros de mayor riesgo como la renta variable y los bonos basura. Joe Foster, Senior Gold Strategist de Van Eck International investors Gold Investement Team, indica que esto se debe, en parte, a que los inversionistas no están considerando los riesgos que aún persisten en los mercados.

"Los riesgos que surgieron en 2008 con la crisis financiera, y que impulsaron a que el precio del oro marcara un récord histórico en 2011, todavía están con nosotros", indica el experto. Encontramos "problemas con la deuda, los déficits fiscales que continúan aumentando y seguirán aumentando, los riesgos políticos en Oriente Medio que sigue siendo tan altos como siempre, y aún así, el oro no reacciona porque los inversionistas no están preocupados por estos riesgos".

En cuanto a las importantes salidas de recursos de los ETF que invierten en oro, el experto señala que, en parte, estas salidas se deben a temas de impuestos y como consecuencia por las pérdidas acumuladas. Sin emabrgo, considera que una vez que el precio del oro mejore, la situación cambiará para estos instrumentos.

Perspectivas para los próximos meses

El experto apunta que para los próximos meses, "los 1.200 son un nivel técnico muy importante. Tras retroceder a estos niveles en junio de 2013, volvemos a probar este punto en la medida en que la Fed indicó que empezaría con la retirada de los estímulos. Por ello, es probable que en el primer trimestre del 2014, el oro continuará en estos niveles". Asimismo, indica que "si el oro consigue mantener el nivel de los 1.200 dólares, esto supondría una base firme para que retome su senda alcista, más adelante en el año, cuando estos riesgos de los que hablamos antes vuelvan a ser considerados por el mercado".

En cuanto a las acciones relacionadas con el oro, el experto indica que no se recuperarán al menos que lo haga el oro. "Hay una fuerte correlación entre el precio del oro y las acciones de empresas relacinadas con el metal". Por otra parte, destaca la capacidad que ahora tienen muchas de estas empresas en la gestión de los costes, entre otras mejores. "Hemos visto algunos resultados que sugieren que algunas empresas están empezando a cambiar la situación".