El nuevo ministro de Exteriores culpó en 2010 a los hedge funds de los ataques a la deuda


El nuevo ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo y Marfil, declaró hace un año a Funds People que “la especulación actual contra la deuda soberana europea viene de los hedge funds”. En esa entrevista, en su condición de vicepresidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, defendía la necesidad de regular al sector de los gestores alternativos.

 

“Difícilmente se puede argumentar que los hedge funds no están detrás de la crisis porque han contribuido a avivar el fuego de la misma”, afirmaba García-Margallo en ese momento, en el que la aprobación de la directiva de gestores alternativos se encontraba en punto muerto.

 

“No puedes pedir regulación financiera y dejar fuera a un sector de la inversión que mueve billones”, señala el nuevo ministro de Exteriores. “Nuestra visión es que la industria alternativa se tendría que regular globalmente y alguien tiene que dar el primer paso”, añadía en julio de 2010.

 

A continuación la entrevista completa aparecida en la revista Funds People de julio de 2010:

 

“Los hedge funds han contribuido a avivar la crisis"

La directiva que regulará a las gestoras de inversión alternativa en Europa -AIFM por sus siglas en inglés- se encuentra actualmente en punto muerto. Las dos instituciones comunitarias encargadas de su aprobación, el Parlamento y el Consejo Europeo, han decidido darse de plazo hasta septiembre para poder acercar posturas. ¿Cuál es el principal obstáculo al que se enfrenta? Como explica José Manuel García-Margallo y Marfil, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Economicos y Monetarios del Parlamento Europeo, “la directiva se ha encontrado desde un principio con la resistencia de Reino Unido, donde los hedge funds no quieren someterse a restricciones regulatorias”.

 

Este fue el motivo por el que el gobierno español, que ocupaba la presidencia rotatoria de la Unión Europea desde el pasado enero, decidió retrasar el proceso. Un aplazamiento que, a juicio de García-Margallo, supuso un error, ya que en ese momento se contaba con la mayoría suficiente para aprobar el texto. “A mi juicio, habría que desatascar el proceso, ya que se trata de predicar y dar trigo. Como dice Jean-Paul Gauzès -el portavoz parlamentario encargado de la directiva- difícilmente se puede argumentar que los hedge funds no están detrás de la crisis porque han contribuido a avivar el fuego de la misma”, afirma García-Margallo. “La especulación actual contra la deuda soberana europea viene de los hedge funds. No puedes pedir regulación financiera y dejar fuera a un sector de la inversión que mueve trillones”.

 

Además de la oposición británica, la directiva cuenta con otro importante escollo: la comercialización de los hedge funds extranjeros. La postura del Parlamento, no compartida por el Consejo, es que los hedge funds extranjeros deberían cumplir con requisitos similares a los europeos para poder ser comercializados en territorio comunitario. “Si no, se establecería una distorsión”, explica García-Margallo. “Nuestra visión es que la industria alternativa se tendría que regular globalmente y alguien tiene que dar el primer paso”, afirma. La regulación de los hedge funds ha sido objeto de preocupación del Parlamento desde hace años. “En la legislatura anterior aseguramos que manejaban un volumen de dinero que podía suponer distorsiones implícitas”, comenta. Cuando estalló la crisis, la Comisión Europea elaboró un proyecto de directiva para regularlos. El problema es que decidió incluir a todos los productos de inversión alternativa. “Ese fue el pecado original de la Comisión: medir por el mismo rasero a todos estos productos cuando en realidad son animales completamente distintos. Por eso en nuestra propuesta de modificación establecemos distinciones”, comenta.

Lo más leído