El negocio del asesoramiento financiero en Estados Unidos: renovarse o morir


El 32% de los asesores financieros de Estados Unidos planea dejar el negocio en los próximos diez años. Son datos del último informe de la firma de análisis estadounidense Cerulli Associates. “La necesidad de renovación es cada vez mayor”, advierte Kenton Shirk, director asociado en la firma. “Pero encontrar un sucesor adecuado puede resultar difícil y frustante”.

La última edición del informe The Cerulli Edge–Advisor Edition analiza los retos a los que se enfrenta la industria del asesoramiento financiero en Estados Unidos, entre los que se cuentan la formación sobre inversiones alternativas, las plataformas de cuentas gestionadas, la amenaza de que los inversores migren sus activos hacia aquellos asesores que también estén registrados en la SEC estadounidense, la retribución y el plan de sucesión. “Un plan de sucesión puede tardar más de un año en ejecutarse completamente”, explica Shirk, “y el proceso puede ser especialmente complicado para los asesores muy especializados, con varias líneas de negocio o ubicados en lugares remotos”.

Cerulli señala que a los clientes y al personal les incomoda sacar el tema y recomienda a los asesores que comuniquen sus planes de futuro a los grupos de interés clave mucho antes de la fecha de jubilación. También aconsejan presentar al futuro sucesor a los clientes para ir estableciendo vínculos que suavicen la transferencia de responsabilidades. Además, “es importante no subestimar los aspectos emocionales que suelen interponerse en el proceso de sucesión. Por ejemplo, a algunos asesores les cuesta mucho dejar a sus clientes en manos de otra persona”, apunta Shirk.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 3 Siguiente

Lo más leído