"El negocio de préstamo de valores en Europa está estancado por un problema de imagen"


Los grandes proveedores de servicios de las gestoras intentan adaptarse a la nueva regulación y encontrar oportunidades de negocio en un entorno en el que los márgenes se han deteriorado. En el horizonte, nuevas normas como FATCA o UCITS V traerán más dificultades.

En este entorno, Richard Ernesti, responsable de Ventas a Inversores Globales de Citi Transaction Services, considera que las entidades estadounidenses con presencia global pueden ser los ganadores.

Los proveedores de Estados Unidos tenemos una ventaja. Llevamos desde el principio de la crisis trabajando a fondo en adaptarnos al nuevo entorno regulatorio. Ya lo hemos implementado antes que otros. Europa continental, en este sentido, va por detrás. Y también tenemos un alcance verdaderamente global. Las entidades locales buscan conocimiento global y se lo podemos ofrecer. A los clientes les da tranquilidad trabajar con una entidad estadounidense”, asegura.

El alcance global, destaca Ernesti, es vital para muchos de sus clientes que, como BlackRock o Legg Mason, por ejemplo, cuentan también con actividad en varios continentes.

Ernesti asegura que este año será “bueno” en volumen de actividad. Eso sí, en términos regionales, Estados Unidos ha sido el que ha mostrado un mayor dinamismo. “Hay mucha actividad en capital riesgo y hedge funds. Algunas entidades nos buscan porque quieren cambiar de proveedor tanto de custodia como de préstamo de valores y, en otros casos, quieren diversificar y contar con un mayor número de proveedores”, explica Ernesti.

Asia y Latinoamérica registran un menor número de operaciones y Europa es, de momento, la asignatura pendiente. “En Europa hay pocas operaciones en marcha. Se trata de entidades que quieren externalizar algunos servicios, como en el negocio de pensiones en Holanda. Pero se ven obligados a repartir entre varios proveedores y hay una guerra de precios”, apunta.

Una de las áreas que podría ofrecer crecimiento en Europa es la del préstamo de valores, pero su desarrollo es muy lento. “Hay muchas oportunidades, pero poca actividad. Y es porque los Consejos de Administración de las entidades no lo quieren. Se trata más de un problema de imagen que de riesgo. Los técnicos de las entidades  están dispuestos a hacerlo, pero los Consejos no quieren ese tipo de riesgo. Hace falta mucha educación. Les decimos que ellos deben mantener el control y buscar un proveedor seguro. La mayor parte del trabajo en este terreno hoy consiste en educar a los inversores”, afirma.

De cara al futuro, una tendencia clara, apunta Ernesti, será la transformación de grandes fondos soberanos y de pensiones en gestores de activos de terceros.

“En Holanda ya trabajamos con un plan de pensiones que ofrece sus servicios de gestión a terceros y que lo está haciendo muy bien. Les ofrecemos un servicio global, que incluye nuestras buenas relaciones con reguladores de todo el mundo”, destaca.

Profesionales

Noticias relacionadas