"El momento del sector es malo pero hay que seguir ofreciendo soluciones a los clientes"


Tras haber trabajado en una gestora británica y otra estadounidense, Beatriz Barros de Lis dirige desde hace un año la oficina de España de AXA IM, la unidad de gestión de la asegurada francesa AXA. “El ser filial de una compañía de seguros que es, además, nuestro principal cliente marca mucho el estilo de gestión y el negocio”, explica Barros de Lis. “La gestión es más conservador, se cuida más el riesgo y se es más exigente e innovadores porque la matriz quiere estar en primera línea en cuanto a gama de productos".


“Además, la cultura de la aseguradora da una mayor estabilidad en los activos bajo gestión y mayor calidad en los nuevos productos, que se lanzan una vez detectada una necesidad por parte de la matriz”, explica. En total, AXA IM cuenta unos activos bajo gestión de 514.000 millones de euros, lo que las sitúa entre las 20 mayores del mundo y su gama de productos es extensa, con un gran peso en real estate y en renta fija, “siempre manteniendo el enfoque conservador”.


En esa búsqueda de la mejor gama de productos, AXA IM está comercializando activamente ahora su fondo AXA IM FIIS US Short Duration High Yield que toma posiciones en deuda de alta rentabilidad con duración menor a tres años lo que reduce la volatilidad de la cartera. “Es una buen sitio donde estar y, además, al ser deuda estadounidense te alejas del epicentro de la crisis, de Europa”, explica la responsable de la gestora. El fondo se lanzó en septiembre de 2010 y ha superado ya los 7.100 millones de euros. También para su segunda apuesta actual la gestora prefiere mirar a Estados Unidos y, en este caso es un fondo de deuda corporativa el que están ofreciendo, el AXA IM FIIS US Corporate Bonds. Este producto, acumula en el año una rentabilidad del 5,3% y cuenta con un patrimonio bajo gestión de 222 millones de euros.


“Para tener éxito hay que tener productos con tres conjunciones: que sea el mejor de su clase, que esté posicionado en un entorno de mercado que lo apoye y que haya necesidad por parte del cliente”, dice. “Actualmente, hay mucha volatilidad en los mercados e invertir es complicado, pero hay buenas oportunidades, especialmente en renta fija si se hace una buena selección”.


Desde la oficina de España, en la que trabajan cinco personas, cubren también el mercado portugués y dan soporte de ventas a los clientes de Latinoamérica. Sus activos bajo gestión en España y Portugal ascienden a 670 millones de euros, con un 2011 de ida y vuelta, con seis primeros meses buenos en cifra de negocio, un verano negativo y octubre y noviembre en positivo, lo que les permite estar actualmente un 25% por encima del cierre de 2010. Si bien, el entorno es complicado, Barros de Lis se muestra positiva a medio plazo para el sector de la gestión colectiva en España.


“El momento actual es malo para el sector por la situación de los mercados y por la lucha de los depósitos, pero se ha recorrido un importante camino hacia la especialización de las gestoras internacionales y lo va a seguir teniendo de manera creciente”, dice. “Cuando los bancos españoles vuelvan a apostar por la inversión, volverá el vehículo fondo de fondos y ahí el espacio para las gestoras internacionales es mayor”.


“Mientras, hay que tener paciencia, seguir aquí y seguir ofreciendo soluciones a los clientes. El compromiso de AXA IM con España es total”, dice Barros de Lis.

Empresas

Lo más leído