El modelo Core Alpha de GLG para Japón


La renta variable de Japón ha alcanzado su nivel más alto desde mayo de 2000 avanzando un 3 por ciento durante la pasada semana. El volumen de entradas netas ofrece una buena referencia sobre el sentimiento inversor, sumando un total de 62 millones de euros en lo que llevamos de año.

Las valoraciones en Japón son razonables y, tras un crecimiento económico más o menos plano el pasado año, se estima que su Producto Interior Bruto aumentará un 1,1 por ciento durante 2015 y 2016. El rápido aumento de las exportaciones, así como medidas adicionales de estímulo monetario, la depreciación del yen y la reducción en los precios del petróleo, se espera que apoyen este crecimiento.

De las tres flechas de la estrategia marcada por el Primer Ministro Shinzo Abe, la primera y segunda – estímulo monetario y fiscal – han ayudado a sostener el crecimiento japonés y continuarán haciéndolo. En cuanto a las reformas estructurales que configuran la tercera flecha, los estándares de gobierno corporativo se están transformando, observándose un número creciente de empresas japonesas que ponen más énfasis en distribuir sus beneficios entre sus accionistas e incrementan la diversidad de sus consejos, nombrando consejeros externos. Como parte también de esta tercera flecha, el gobierno ha comenzado a dar los pasos necesarios para aumentar la cuota de mujeres en el mercado laboral y para facilitar el reclutamiento laboral de extranjeros.

Del grupo de fondos de la categoría VDOS Renta Variable Internacional Japón, GLG JAPAN COREALPHA EQUITY  obtiene uno de los mejores resultados por rentabilidad tanto en el año, con un 17,77 por ciento, como a tres años, con un 112,32 por ciento, en su clase de distribución con cobertura en dólares. El fondo cuenta con clases en euro, dólar y yen, con y sin cobertura.

Con un estilo tradicional de inversión long only, invierte su cartera en grandes compañías japonesas, combinando enfoques estratégico y value contrarian. El elemento estratégico procede de la identificación de oportunidades en valores de gran capitalización frente a los de medianas y pequeñas compañías, mientras que el elemento contrarian se basa en el hecho de que la etapa del ciclo económico tiene una enorme influencia en cada uno de los sectores del mercado japonés y se puede obtener un exceso de rentabilidad explotando los extremos en las valoraciones, comprando valores que han sufrido y vendiéndolos tras una apreciación significativa. Se pone mucho cuidado en la selección de acciones, aplicando cualquier variación a la cartera solamente tras un análisis concienzudo basado en factores como calidad del negocio y logros históricos de la compañía.

El objetivo es identificar diferencias significativas en las valoraciones relativas y una adherencia estricta a los principios contrarian, lo que ha demostrado ser una potente fuente de alfa y una ventaja competitiva clave.

El gestor principal de GLG JAPAN COREALPHA EQUITY es Stephen Harker, quien ha desarrollado su experiencia en el mercado japonés durante casi tres décadas. Stephen dirige el equipo de Renta Variable de Japón y el equipo CoreAlpha de Japón. Tras una década gestionando el Prudential Japanese Trust, se incorporó a TCW London International en 1994. En 2001 TCW London Internacional fue adquirido por Société Générale Asset Management (SGAM) que fue a su vez adquirido por GLG Partners LP en abril de 2009 y que, a su vez, pasó a formar parte de Man Groupo plc en octubre de 2010. En enero de 2006 Stephen y su equipo de Renta Variable de Japón crearon la estrategia Japan CoreAlpha que ha llegado a ser un fondo líder en renta variable de compañías japonesas de gran capitalización.

La gestión del fondo se basa en una cartera modelo, el modelo CoreAlpha, que establece ponderaciones fijas para cada posición, establecidas por los propios gestores. Los pesos finales pueden diferir ligeramente del modelo CoreAlpha debido a movimientos del mercado, pero tales desviaciones son corregidas a discreción del gestor, bien usando la liquidez generada por las entradas y salidas en el fondo o bien comprando o vendiendo la acción para devolver al fondo el peso que marca el modelo. El objetivo es mantener la cartera completamente invertida en todo momento.

Actualmente se encuentran sobreponderados en bancos, debido a que los encuentran muy infravalorados con respecto a su media histórica, y en aparatos eléctricos y electrónicos, por el mismo motivo. Con un patrimonio bajo gestión de 4.113 millones de dólares (aproximadamente 3.713 millones de euros) las mayores posiciones en la cartera del fondo corresponden a Mitsubishi UFJ Financial (6,99%) Mizuho Financial (5,41%) Sumitomo Mitsui Financial (4,91%) NTT DoComo (4,46%) Nintendo (4,35%) Nomura Holdings (3,94%) Honda Motor (3,88%) Asahi Glass (3,87%) Canon (3,78%) e Inpex Corporation (3,40%).

La evolución histórica por rentabilidad del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante los periodos anuales de 2012, 2013, 2014 y 2015. A tres años registra un dato de volatilidad de 22,73 por ciento, que se reduce hasta 15,96 por ciento en el último año. En este último periodo su Sharpe es de 3,35 y su Tracking error, respecto al índice de su categoría, de 8,19 por ciento. La suscripción requiere una aportación mínima de 1.000 dólares (aproximadamente 902 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de 1,50 por ciento y de depósito de hasta 0,07 por ciento.

El equipo gestor del Japan CoreAlpha considera que la caída del yen al nivel más bajo de los últimos 40 años (según el tipo de cambio real ajustado que utiliza el banco de Japón) junto al colapso del precio del petróleo y las medidas anti-deflacionistas del gobierno Abe, están dando lugar a un cambio significativo en las perspectivas de la Bolsa japonesa.

Estima asimismo que si la subida del rendimiento de los bonos del tesoro en febrero representa el inicio de una tendencia alcista, el impacto en la Bolsa puede ser significativo y será particularmente positivo para los bancos, uno de los sectores más infravalorados del índice japonés. Por otro lado, existe una correlación muy consistente entre las ventas minoristas per cápita y el volumen de préstamos bancarios. La subida reciente de los préstamos bancarios aún no ha repercutido en las ventas al por menor per cápita. Cuando las ventas aumenten, el impacto será positivo para los beneficios empresariales.

Un ejemplo de gestión value contrarian que logra unos excelentes resultados durante los últimos cuatro años, con un equipo gestor experimentado y con un profundo conocimiento del mercado japonés, obteniendo la calificación cinco estrellas de VDOS.    

Para información más detallada, ver ficha del fondo a continuación.
 

Lo más leído