"El mercado está como si fuera Armagedón”


Sam Wardwell, director of investments communications de Pioneer, visitó Madrid hace unos días y en una charla organizada junto a EFPA, expuso ante más de 200 profesionales de la inversión su visión positiva sobre la situación económica de Estados Unidos.



En su opinión, el problema es que el principal papel del mercado está roto, ya que las entidades no se presentan dinero entre sí y, con ello, bloquean el resto del sistema económico. “Lo que hay actualmente es pánico, comportamientos irracionales y el mercado está dominado por las emociones del miedo”, asegura. “El mercado está como si fuera Armagedón”.



Esto ha llevado, asegura Wardwell a que en Estados Unidos “la gente ha dejado de gastar dinero demasiado pronto”.



Pronto porque, según afirma, la situación no es tan desastrosa como los consumidores creen. Asegura que el problema inmobiliario en Estados Unidos se ha visto desbordado pero que, en realidad, no ha sido tan profundo como muchos han pintado. “Tan sólo afecta a unos cuantos estados, es una cosa local, no es un problema nacional”, asegura. Pero ante tanta información negativa, los estadounidenses “se han creído los titulares de los periódicos y se han sentido más pobres. Pero no es así”.



Wardwell es optimista por tres aspectos fundamentales. Primero porque Estados Unidos tiene ya un nuevo presidente, segundo por los estímulos fiscales que se van a llevar a cabo en el país y tercero porque no cree que habrá inflación. “Hay miedo porque la gente cree que subirá la inflación, pero ésta se mantendrá entre el 2 y el 1%, con lo que la gente estará encantada y volverán a consumir en los próximos meses”.



Considera que en la primera mitad de 2009 todavía habrá malas noticias, pero el próximo otoño la economía volverá a entrar en la senda de crecimiento. “Antes del amanecer las horas son más oscuras”, aseguró.



Wardwell recomendó que éste es el momento de entrar en renta variable estadounidense y “poner bajo la almohada” lo adquirido, ya que se recuperará en el futuro. “Lo peor de la recesión todavía está por llegar, aún estamos en el valle, pero habrá recuperación”, dijo.



Asegura que habrá compañías que desaparezcan, otras que sobrevivan pero que quedarán debilitadas y otras que sobrevivan y serán más fuertes. Su recomendación: “compra estas últimas acciones sin ningún miedo”.



El problema lo tendrá, en su opinión, los indecisos. “No te quedes en la orilla cuando salgan las barcas, hay que tomar decisiones”, recomendó.
 

Empresas