"El mercado descuenta unas perspectivas demasiado agoreras”, en opinión de Invesco


El mercado descuenta actualmente unas perspectivas económicas muy negativas que podrían acabar siendo mejor de lo esperado. De hecho, la mejora de los datos macroeconómicos fuera de Europa, unido a la eliminación por parte del BCE de los temores sobre una posible restricción del crédito contrastan con unas valoraciones muy bajas, según Invesco. Y es que, “los precios en algunas compañías cíclicas descuentan un resultado que nos devuelve a niveles de valoración de 2008 o incluso inferiores”, señala la firma.

 

Otro factor que, en opinión del equipo de renta variable paneuropea de Invesco en Henley, no parece estar siendo recogido por los inversores es una depreciación del euro frente al dólar. “Considerando el extenso debate sobre la supervivencia de la moneda única, el hecho de que su cotización resista en torno a los 1,35 dólares ha sorprendido a muchos inversores y ha jugado en contra del crecimiento de los países exportadores de la Eurozona”, afirma. No hay que olvidar que “el crecimiento sigue siendo una cuestión clave con respecto a cómo y cuando superamos este bache”.

 

Y eso a pesar de que la reciente depreciación que ha registrado la divisa comunitaria ha tenido un impacto sustancial en las perspectivas de crecimiento económico. Según la OCDE, que cita a Crédit Suisse, “el impacto en el crecimiento europeo estimado de los últimos movimientos del tipo de cambio será del 0,4% en 2012 y del 0,7% en 2013”. Las estimaciones de Invesco apuntan a que, si el euro retrocediese un 5% más, el impacto sobre el crecimiento económico de la Eurozona impulsaría su PIB hasta el 1% el próximo año, un cifra que, en el entorno actual, “nos parece significativa”.

 

En este sentido, la gestora se felicita del cambio que –a su juicio- Mario Draghi ha impreso en la institución, convirtiendo a la autoridad monetaria “en el agente más creíble en la lucha por la supervivencia del euro”. “Aunque tarde, el BCE ha sabido reconocer la necesidad de flexibilizar las condiciones monetarias, poniendo además en marcha el programa de operaciones de refinanciación a tres años que ha eliminado los temores sobre los vencimientos de deuda bancaria previstos para este año”.
 

Empresas