El mejor gestor para 2012


De cuando en cuando me topo con un gestor que me impresiona. En esos casos tengo la sensación que mis ideas de inversión están escritas en sus cartas y entiendo mejor mis reflexiones sobre inversión conforme leo sus newsletters. Como una niña celosa no quiero que nadie más sepa que existe, sin embargo, mantener el anonimato de un buen gestor es casi imposible. Pensaba W.H. Auden que el autor de un buen libro debería permanecer en el anonimato, pues es su obra, no su persona, la que merece admiración. En la práctica esto parece imposible. Lo mismo ocurre con los gestores, si tienen un buen fondo, tarde o temprano, y a mi pesar salen del anonimato.  

 

Crispin Odey ha sido hasta hace bien poco un auténtico desconocido en España a pesar de su talento y de la trayectoria de sus fondos. Auden nos explica que no hace falta mucho talento para ver claramente lo que uno tiene justo debajo de la nariz, pero sí mucho para saber en qué dirección orientar ese órgano. En eso Crispin ha sido un maestro: supo evitar la burbuja tecnológica, identificó la fuerte tendencia de crecimiento de los mercados emergentes y su efecto sobre sectores como el de energía y materias primas, se adelantó a la burbuja crediticia y supo cuando volver a tomar riesgo en 2009. Su filosofía de inversión tiene un fuerte componente empresarial, analiza los riesgos macros antes de invertir en compañías, valora sus fundamentales, evita modas y actúa con paciencia y convicción, en definitiva invierte como un dueño, sabe cuando asumir riesgo y cuando preservar capital.  

 

Mirando la industria de fondos suelo pensar que los intereses de un inversor y los intereses de sus gestoras jamás coinciden y, si alguna vez lo hace, no es más que un golpe de suerte. Charlando con Crispin sobre la fundación de Odey en 1991 y la trayectoria de estos años compruebo que esto no siempre es así. A pesar del tiempo transcurrido, en Odey se respira un entusiasmo y una pasión por la gestión más propia del que está empezando. Los gestores que se lanzan a la aventura de crear su propia compañía tienen que enfrentarse a muchas dificultades por lo que los resultados suelen ser dispares pero, en casos excepcionales, esa independencia produce algo original e impresionante. Uno de esos casos excepcionales es Odey.   

 

Sin embargo el 2011 – año del 20 aniversario de su compañía - no fue fácil para Crispin, registró la segunda peor “performance” de la historia de su hedge fund rompiendo con una impecable trayectoria de más de 16 años sin perder prácticamente dinero. Empezaba hablando de las newsletter y de las sensaciones que algunas me producen. Las de Crispin, incluso las de este “annus horribilis” siempre resultan interesantes, lejos de ser arrogante reconoce sus errores, pasa por ellos para mirar el futuro y defiende sus posturas con entusiasmo y convicción.  

 

Crispin Odey suele adelantarse en sus predicciones pero el mercado no se ha movido por fundamentales y aún no sabemos cuándo lo hará. Volverán los días en los que nos importe un bledo con quien se reúne Merkel y estaremos pendientes de cuantos coches vendió BMW, ese día el fondo de Crispin tendrá un comportamiento extraordinario porque ha gozado de la independencia y el convencimiento necesarios para mantener y construir una cartera con objetivos de inversión. Parece de locos recomendar renta variable europea actualmente, sin embargo nadie duda de que es más sabio invertir en compañías con yield superiores al 15% y caídas del 50% que en activos en máximos con yield del 3%. Esto es lo que esta haciendo Crispin Odey y me viene a la cabeza: “para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser un sabio”.  

 

2012 ha empezado bien para Crispin, confío en que termine aún mejor y se cumplan sus predicciones “It is easy to see Greece going bust in March of this year, it is easy to see the politicians continuing to get policy wrong but it is difficult to see equities this year performing anything like as badly as last year.”    

 

Para los escépticos os copio algunas respuestas suyas en defensa a su visión contrarían:

 

  • The consumer is on his back, surely sales will fall? We agree but thanks to the 07-09 crisis we have found many companies where sales are already down>30% from peak.   
  • Arent we at the top of the margin cycle? This is true for many but again we have found good businesses where margins are down c. 40% from the peak.
  • With all the uncertainty, will valuations fall? They might but we are buying some companies on c. 3-5x earnings with valuations down c. 60% from their peak.
  • To trade at these multiples, the companies must have operational and financial risk? Yes there is leverage but these companies are out of favour because they are paying down debt and starving a yield hungry market of yield.  
  • I agree with you but am I going to wait for markets to bottom first? Of course, if you can pick the bottom you should not invest now.    

Lo más leído