El MARF ofrecerá retornos del 7% y será buena opción para fondos buy & hold, según un estudio


El mercado alternativo de renta fija está a punto de dar el pistoletazo de salida. Tras su aprobación por la CNMV, la circular que lo regula estará lista en julio y las primeras empresas podrían empezar a cotizar en otoño. A unos meses de su puesta de largo, los expertos hacen cábalas sobre la tipología de empresas y las rentabilidades que ofrecerán a los potenciales inversores. Y las conclusiones son atractivas: la rentabilidad media esperada para las emisiones se sitúa cerca del 7%, en el 6,86% (ver tabla), según el estudio "Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) como apoyo a los problemas de financiación de las pymes en España", realizado por el Departamento de Investigación del IEB y Axesor, la primera agencia de rating española.

La rentabilidad es clave para que los expertos defiendan el atractivo para el inversor, que en principio será únicamente institucional (exige una inversión mínima de 100.000 euros), aunque no se descarta la incorporación del minorista en el futuro. Con todo, y debido a sus características de liquidez, el MARF no será adecuado para todos, sino más bien para los fondos con filosofía de comprar y mantener. “Vemos demanda pero existe una preocupación sobre la valoración de los activos a precio de mercado y la liquidez, por lo que estas inversiones podrían tener más sentido para inversores buy & hold”, explica Adolfo Estévez, director de Axesor Rating (en la foto, a la derecha). Si bien Jesús Sarria, profesor del IEB y coautor del estudio (segundo por la izquierda), dice que el mercado estará sujeto a MiFID II y la liquidez estaría en este sentido “estructuralmente garantizada”.

Para Estévez, los fondos extranjeros de gran tamaño tendrán problemas para entrar en el MARF por el tamaño previsto de las emisiones. Además, los esfuerzos de due dilligence tampoco tendrían sentido teniendo en cuenta ese testimonial tamaño. Por eso considera que las empresas del MARF serán inversiones más adecuadas para fondos a los que interese diversificar su cartera y obtener un extra de rentabilidad, y a los que merezca la pena realizar esos procesos de due dilligence. Miguel Ángel Bernal, coordinador del Departamento de Investigación del IEB (primero por la derecha, en la foto), considera que “hay potencial y recorrido” para el desarrollo de fondos especializados en el MARF y considera que si los bancos están interesados en el mercado, el inversor institucional también.

Además de este interés, los expertos consideran suficiente la limitación que tienen los planes y fondos de pensiones de invertir hasta un 3% de la cartera en este tipo de mercados. “Si todos los inversores institucionales, con activos de unos 400.000 millones, invirtieran ese 3% habría 12.000 millones disponibles. 1.000 o 2.000 millones invertidos ya serían una muy buena noticia”, dice Estévez. Con todo, Bernal asegura que el Ministerio de Economía estudia ampliar esos márgenes.

Otro punto a favor de la inversión serán los incentivos fiscales: aunque finalmente el Estado ha rechazado avalar las emisiones porque incrementan el déficit público, sí podría hacer incentivos fiscales consistentes en la no retención del cupón, algo que se baraja según los expertos. Además, explican que ICO movilizará un préstamo a los bancos, inicialmente por valor de 1.000 millones y que puede llegar a los 3.000, para que éstos compren este tipo de bonos y los distribuyan entre inversores sofisticados de banca privada.

Rentabilidad y riesgo

Además de la rentabilidad, la calidad de las empresas también será atractiva, mejor que en el MAB según Estévez. Según el estudio, el 34% de las sociedades emisoras en el MARF se encontraría en la categoría de grado de inversión y con una probabilidad estimada de incumplimiento inferior al 1%. El 66% restante se ubicaría dentro del rating BB. Javier Ramos-Juste, responsable del Gabinete de Estudios Económicos de Axesor (en la foto, segundo por la derecha), señala que la previsión es que la calidad crediticia más habitual sea la de BB, con una probabilidad de impago implícita inferior al 2%. En este sentido, se espera que se realicen emisiones con vencimientos de hasta cinco años y una rentabilidad entre el 4% y el 8%.

Cambio de mentalidad

En general, los expertos confían en la existencia de demanda del institucional, aunque con matices. Donde hay menos dudas es sobre el interés que tendrán las empresas por salir al MARF en un contexto de desintermediación bancaria y saneamiento de balances que ha reducido los préstamos bancarios. Aunque la financiación se podría encarecer, será más estable. “No será la solución a la falta de financiación pero el MARF será un paso importante para cambiar la mentalidad de las empresas en España”, dice Estévez, pues emitirán más bonos en España y de forma más ágil.

En total, el estudio muestra que cerca de 800 pymes españolas podrán financiarse gracias al nuevo mercado, si bien hoy son 100 las que cumplirían con el perfil idóneo para emitir de manera inmediata. Y las define como compañías saneadas, con un adecuado respaldo financiero, diversificadas, internacionalizadas, innovadoras, rentables y en crecimiento. El estudio estima que las empresas tendrán un ebitda de entre 12 y 400 millones, un rating superior o igual a B, una cifra de negocio mayor a 50 millones, un tamaño grande o mediano y una deuda sobre ebitda menor a 4. Una primera estimación situaría las emisiones en torno a 20 o 25 millones, aunque se podrían considerar también viables las emisiones de 10 millones.

Entre sus retos, tendrán que hacer esfuerzos de transparencia y comunicación: “Una buena comunicación puede limitar los costes de financiación significativamente”, dice Bernal. En el proceso también juegan un papel fundamental las agencias locales autorizadas por ESMA que realizarán las evaluaciones sobre su solvencia.

 

Comparativa de rentabilidades medias de renta fija española a cinco años

 rentabilidad media
MARF6,86%
Fondos de inversión1,98%
Fondos de pensiones1,95%
AIAF2,75%
Deuda pública2,84%
Fuente: Inverco, AIAF, Tesoro público y estudio ‘Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) como apoyo a los problemas de financiación de las pymes en España’, realizado por el Departamento de Investigación del IEB y Axesor.

 

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente