El mantra de la bolsa barata


En los últimos meses, tras las caídas acumuladas por la bolsas en general y en Europa en particular, el “martilleo” al que uno se siente sometido desde casi todas partes con que la bolsa está a unos niveles baratísimos y que nos encontramos ante una oportunidad histórica única es casi insoportable. Con algunas excepciones no es fácil encontrar en el mundo de la gestión de activos alguien que no sea de esta opinión en un mayor o menor grado. Los gestores de fondos de bolsa, como pudiera esperarse, se sitúan a la cabeza de esta armada. En un buen número de ocasiones se aduce a la perspectiva histórica.

 

Mi opinión sobre este tema queda bien recogida en una presentación que realizamos en una conferencia sobre asignación de activos a primeros de noviembre: http://kesslercasadevall.com/images/docs/ponencias/6jm.vicente.pdf. Es precisamente la perspectiva histórica y el momento del ciclo económico en el que nos encontramos lo que me hace disentir de dicha opinión.

 

El famoso o “infame” (según se mire) ratio PER de Schiller, con beneficios normalizados de 10 años, no indica en absoluto infravaloración extrema. Se trata de un ratio discutido y en parte con razón. 12 veces o 20 veces de valor de ratio por ejemplo no han servido para decir en un momento dado si la bolsa estaba barata o cara o como indicador fiable de inversión. Para lo que sí ha servido este ratio es para indicar momentos de extrema infravaloración o extrema sobrevaloración y estos momentos han sido invariablemente buenos puntos de entrada o salida con perspectiva de varios años. Las diapositivas 18 y 22 son buenos ejemplos de dicho análisis.

 

Además, hay que añadir un elemento clave en mi opinión que es la perspectiva macro y el momento del ciclo económico. El primero viene definido por lo que me parece bastante evidente y que de hecho pocos discuten ya: nos encontramos inmersos dentro de un ciclo secular (o súper ciclo) de bajo crecimiento en las economías desarrolladas. A este súper ciclo pueden quedarle fácilmente más de cinco años.

 

El segundo está relacionado con el tema de la última entrada de este blog: ¿dónde estamos en el ciclo económico? Pues bien hace dos meses que no nos quedaba apenas duda de que Europa estaba en recesión, por lo que el dilema que se viene planteando sobre una posible recesión en 2012 llega un poco tarde en nuestra opinión. Bastantes han optado ahora por agarrarse a la esperanza norteamericana, basado en una supuesta reactivación de su economía. Nos tememos que dichas esperanzas están poco fundadas y el escenario a corto plazo más probable allí es también de recesión o en su caso de una persistencia clara de la desaceleración económica. En este entorno la presión sobre los beneficios empresariales se va a seguir intensificando, con lo que los máximos alcanzados en mayo de este año van actuar como una losa para cualquier intento alcista consistente. Así, en nuestra opinión, el “piloto” modo conservador debe continuar activado en las carteras.