"El inversor que entra ahora en bonos tiene más posibilidades de perder que de ganar dinero”


La gestora británica TT International acaba de aterrizar en España con una oferta de cinco fondos de renta variable, principalmente europea. TT European Equity, TT Europe ex UK Equity, TT UK Equity, TT Asia-Pacific Equity y TT Emerging Markets forman ya parte de los fondos internacionales disponibles para los inversores españoles. Con estos productos, la gestora pretende empezar a captar capital en nuestro mercado, aunque aún no se ha marcado un objetivo concreto de crecimiento. Eso sí, a su oferta inicial planea añadir a corto plazo un hedge fund UCITS con estrategia macro.

Estos cinco primeros fondos de renta variable tradicionales –que ya están a disposición del inversor alemán, suizo, holandés, escandinavo o francés, entre otros– reflejan lo que la entidad sabe hacer y llega con una idea clara: ofrecer al inversor español un punto de acceso al atractivo que supone la renta variable frente a la renta fija en el actual contexto de mercado.

“Los inversores necesitan acceder a las oportunidades que ofrece la renta variable. En un contexto de extrema aversión al riesgo, la burbuja de flujos hacia la renta fija ha comprimido tanto los diferenciales que el retorno que ofrece es mínimo. Es más, el inversor que entra ahora en bonos tiene más posibilidades de perder que de ganar dinero”, afirma Dean Smith, socio y gestor de renta variable europea de la entidad.

Para el experto, el activo está caro frente a las bolsas, por lo que cree que es el momento para empezar a comprar “algunas acciones”.  “Las valoraciones son bajas y cuentan con catalizadores como la mejora de la economía estadounidense, que ayudará también a la economía global”, indica.

Entre esas acciones, prefiere las europeas, pues en términos de valoraciones están mucho más atractivas que las estadounidenses. Smith señala también que sobrepondera Europa teniendo en cuenta que el 45% de sus beneficios proceden de fuera: “Cuando los mercados empiecen a estabilizarse en unos meses, tras las reformas implementadas que ayudarán a las firmas exportadoras, los inversores comenzarán a hacer sus asignaciones, pero nosotros queremos ir posicionándonos antes de que eso ocurra”, afirma. Aunque reconoce que la volatilidad continuará.

Para Smith, esos flujos hacia la renta variable europea se moverán desde acciones de alto dividendo a otras con uno más comedido, y procederán también de renta variable estadounidense. “El dinero no saldrá de renta fija para entrar en bolsa hasta que los inversores no vean que pierden dinero”, dice el experto.

Sin punto medio

La gestión de la firma, en manos de sus socios, se caracteriza por la combinación de dos fuerzas de rentabilidad: la más importante es la selección de valores, que aporta el 80% de la misma, evitando sesgos de valor o crecimiento. “Miramos en todo el mercado y seleccionamos entre 40 y 70 valores”, una cartera de alta convicción que se caracteriza por una posición cero o de sobreponderación frente al índice. “Si tienes un valor del índice y éste baja, también pierdes, y si sube, ganarás menos. Por eso optamos por una posición nula si no estamos convencidos o sobreponderada si lo estamos, no hay punto medio”. El otro 20% de la rentabilidad viene de la visión macroeconómica.

Además, desde la entidad creen en un punto de inflexión, que hará que el contexto sea más favorable para la selección de valores que el de los últimos años. “En los últimos dos años el escenario ha estado marcado por agresivos movimientos risk on/risk off. En la medida en que la prima de riesgo baja, los mercados irán, a lo largo de 2013 y 2014, poniendo en precio a las diferentes compañías según sus fundamentales”, afirma Smith.

Noticias relacionadas